A 27 años del segundo Golpe de Estado contra el Gobierno del presidente Carlos Andrés Pérez (+Video)

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

En lo personal, puedo decir que el 2do Golpe de Estado de 1992 nos agarró en la calle con una bebé en brazos por una emergencia médica de vida o muerte.  Y luego de varios años conocí de cerca a varios de los líderes de este segundo golpe. De los cuáles un grupo de estos golpistas, desde hace más de una década se esfumaron del escenario político chavista y del Gobierno de Maduro ¡nada que ver!, y otros como los comandantes (aviación) Wilmar Alfredo Castro Soteldo y William Fariñas, si le han sacado bastante provecho al Socialismo del Siglo XXI. 

Otros de este grupo del 27N se alejaron de manera notoria de la Revolución y observan desde algún rincón a la oposición en todos sus escenarios, pero ¡también de lejitos!, según nos comentaba hace unos meses atrás uno de los guardaespaldas de estos militares de confianza (Marina y Aviación) que se alzaron el 27 de noviembre de 1992. A varios de ellos, los conocimos en los tiempos de mayor popularidad de Hugo Chávez.

El movimiento de las tropas rebeldes se inició a las 11pm del día anterior, jueves 26 de noviembre, con el objetivo principal de capturar al presidente constitucional Carlos Andrés Pérez, y de establecer una junta cívico-militar como gobierno de transición. También estaba planeado liberar a Hugo Chávez, encarcelado luego de su fallido Golpe de Estado del 4 de febrero 1992. La sede de la televisora pública Venezolana de Televisión, así como las antenas repetidoras de RCTV y Venevisión fueron tomadas por el teniente Jesse Chacón, quien tenía órdenes de transmitir un video grabado por los cabecillas golpistas en el cual se explicaba el por qué de la rebelión y llamaban a las Fuerzas Armadas a unírseles. No obstante, en su lugar fue transmitido un vídeo grabado previamente por Chávez, quien no había participado en la planificación del golpe, para sorpresa de los cabecillas.

Por su parte, el presidente Carlos Andrés Pérez se comunicó con la nación a través de la señal de Televen, la única televisora nacional en su poder, donde anunció que este intento de golpe era un “coletazo” del 4 de febrero de 1992, y que el gobierno tenía la situación controlada. A las 3:30 de la tarde, los rebeldes se rindieron, luego de un enfrentamiento con las fuerzas constitucionales que dejaron un saldo de nueve muertos, todos eran trabajadores de la televisora VTV (Canal 8, ubicado en Los Ruices, este Caracas), a manos de los insurgentes, quienes eran comandados para ese momento por el teniente (ejército) Jesse Chacón.

 En la mañana del 27 de noviembre aviones OV-10 Bronco piloteados por oficiales golpistas despegaron de la Base Aérea Libertador en Maracay, y atacaron diversos objetivos en todo el país, donde destaca el bombardeo al Palacio de Miraflores, El Helicoide y la Base Aérea Generalísimo Francisco de Miranda en Caracas(La Carlota), pero uno de los OV-10 Bronco fue derribado por fuerzas leales al gobierno (DISIP), desde uno de sus rampas de esa Institución, por funcionarios de ese organismos, con un arma automática fusil de largo alcance calibre 50mm, quienes repelían el ataque, arremetido eminentemente y de manera agresiva por los rebeldes. 

Esta aeronave para ese instante venía siendo perseguida por una aeronave F-16, que para el momento de los disparos abrió vuelo a un lado alejándose de la misma, evitando ser confundido como uno de los insurgentes y a la vez ser impactado por las balas.

El 27 de noviembre de 1992 los caraqueños vivimos horas de mucha angustia al presenciar el intenso bombardeo a que fue sometida gran parte de la ciudad.

Los autores o líderes de este segundo golpe, eran pertenecientes al «Movimiento 5 de julio», como fueron los Contralmirantes Hernán Grúber Odremán y Luis Cabrera Aguirre; el General de División (A) Francisco Visconti Osorio; el coronel Higinio Castro y el Tcnel. Alejandro Coleoglú Doré, entre otros.

También hubo participación civil y grupos de izquierda señalados por el gobierno del presidente Pérez, como Bandera Roja y Tercer Camino. Al saberse perdido, el General Visconti escapó en un avión de las FF.AA. hacia Iquitos, Perú, donde encontró asilo político, junto con un grupo de los implicados. Los otros cabecillas fueron detenidos en Caracas. 

Para junio de 1994, ya todos los implicados en los golpes de 1992 gozaban de libertad plena, gracias al sobreseimiento de sus respectivas causas, ordenado por el presidente Rafael Caldera.

Según los golpistas, el objetivo principal del alzamiento era establecer un Gobierno Cívico-Militar provisional que pusiera freno a la “dictadura” de los partidos políticos, y le permitiera al país la posibilidad de darse una verdadera democracia.

A raíz de los dos golpes de Estado de 1992, hemos podido observar con gran dolor al igual que miles de venezolanos, como los principales actores de dichos movimientos insurreccionales, se convirtieron en los principales actores en la vida política del país y de la destrucción de una nación. 

En otras palabras, en los últimos 20 años la sociedad civil ha experimentado como el sector militar invadió todas las parcelas que eran exclusivas de su ámbito. Ejemplo de esto lo tenemos como los militares, han ocupado casi todos los cargos en PDVSA, CORPOELEC, industrias básicas de Guayana, Ministerios, Gobernaciones, Alcaldías, Empresas del Estado, que estaban diseñadas para civiles y que obviamente éstos pueden desempeñar de una manera mucho más eficiente sus funciones, que todos los militares del chavismo, que llevaron a Venezuela, a la peor crisis económica y política en más de un siglo de su historia.

Por otra parte, la militarización de la sociedad venezolana ha hecho que se haya querido imponer una organización castrense a la sociedad, lo que es característico de los países que a través de la historia han culminado en regímenes fascistas, tal como la Italia de Mussolini (1922-1945), lo que no deja de ser preocupante en Venezuela, en la cual una minoría militar PATEA y maltrata con fiereza a un país CIVIL. No obstante, pese a lo señalado anteriormente, es muy difícil determinar cuál será el destino de Venezuela en el 2020.  Tenemos el mes de diciembre a la vuelta de la esquina, y la única verdad, es que el Gobierno de Nicolás Maduro sigue mandando y cada vez tenemos más presos políticos y más ciudadanos “desaparecidos y torturados”.  La miseria y el caos del país se profundizan más, por cada día que está este régimen en el poder.

Video del 2do Golpe de Estado ocurrido en Caracas, el 27 de noviembre de 1992:

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: