Aguda observación

Don Chucho / Venezuela RED Informativa

Alguien de mis más nobles afectos, tan aguda como su entorno inmediato, repleta de cultura geopolítica y ojos de zahorí, me soltó sin anestesia esto: TRUMP, en Davos, Suiza, NO SALUDÓ A GUAIDÓ, pese a que mano Juan lo trató; y hasta tenía todo listo para tomarse la foto. Baño de agua fría para el Flaco…

“No, nada de eso”, me volvió a ilustrar quién me calentaba las orejas. Mister DONALD TRUMP, que es un catire bien arrecho y que sabe mandar, presidente de USA y Number One del mundo lo que le quiso dar a entender con su desaire es que es el mandamás y que no hace teatro sino cuando le conviene, pero que allá en Davos no. Y que si realmente está decidido, Guaidó a debe dejar las payasadas, que fuera a Washington DC y allá en The White House, con toda solemnidad, le jurara fidelidad, le echara el cuento completo de sus brincos y saltos y aceptase sin chistar ni guaraleo sus lineamientos y los obedeciera, pues solo así le daría su bendición y espaldarazo y le ayudaría con su puño, etc., etc. Pero que si lo sentía vacilante, respondón o payasón, le dirá “muérete que chao”.

Y sin el Flaco seguirá Trump sus planes conforme al Oráculo de la actual geopolítica mundial… Exterminio inmediato al terrorismo fundamentalista islámico, raíces y ramificaciones, donde quiera que se encuentren…

Y si se supera con éxito esta prueba de amor, entonces sí, y con su bella e irresistible primera dama Melania, se retratara sonriendo y dándole la mano a nuestro Juan, quien en ese momento dejará de ser un mano Juan cualquiera para convertirse en SÚPER JUAN.

Recibí una lección de geopolítica, me hacía falta.

Ahí les dejo eso.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: