Andreína Fuentes o Nina Dotti: “En mi país tenemos un genocidio como el de los judíos en tiempos de Hitler”

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Nina Fuentes o Nina Dotti, como es su nombre artístico en el mundo de las artes, agarró sus maletas en 2003 y se fue de Venezuela buscando otros horizontes en Florida, Estados Unidos. Ya veía como otros tantos venezolanos en ese momento, luego de los terribles hechos del 11 de abril de 2002, acaecidos en el centro de Caracas, cuando se suponía que había renunciado al poder Hugo Chávez, que íbamos por muy mal camino, patinando por las pistas del comunismo, del militarismo y de todo lo muy malo que le ha ocurrido al país desde 1999 hasta la presente fecha.

La artista es y ha sido una mujer exitosa, polifacética, y sus huellas han sido tan notorias en tierras norteamericanas con su espectacular sabor latino, que se celebra el NINA FUENTES DAY desde el 16 de febrero de 2015. Un verdadero honor a la productora cultural y creadora venezolana, cuando fue distinguida con el título de “Embajadora de las Artes” de Miami.

Este 16 de febrero se celebró por tercer año consecutivo el “Nina Fuentes Day” en el condado de Miami-Dade: “Un día para honrar a todos los artistas, filántropos, gestores culturales individuales, que con esfuerzo hacen posible que el arte contemporáneo sea una de las principales plataformas de unión entre culturas y un motor de evolución social en una ciudad cosmopolita como Miami”.

Este importante reconocimiento a la labor de la venezolana en el mundo de las artes nació como una iniciativa de la alcaldía del sur de La Florida en el año 2015, cuando el alcalde Carlos A. Giménez otorgó la distinción de “Embajadora de las Artes” de Miami, al reconocer que Nina Fuentes “ha dado pasos significativos para llevar el arte a la vanguardia de nuestra comunidad”.

Nina nace en una fecha de grandes acontecimientos en el mundo, como lo fue 1968, cuando los estudiantes estadounidenses salieron a la calle para protestar contra la Guerra de Vietnam, mientras que París y Berlín también vivieron masivas manifestaciones juveniles. Fue el año de la Primavera de Praga y en el que el Apolo 8 realizó el primer viaje de ida y vuelta orbital tripulado a la Luna. Se estrena en Broadway el musical “Hair”, sobre la cultura hippie de los 60 en Estados Unidos. Irrumpe el famoso y controversial Mayo Francés, en el cual los estudiantes ocupan la Universidad Sorbona de París, durante el cual la policía los desaloja con violencia y siguen manifestaciones y enfrentamientos callejeros. Los sindicatos convocan una huelga general para el 13 de mayo y los trabajadores ocupan fábricas: Un acontecimiento que entre otros marcó una época y que nadie ha olvidado hasta la fecha.

En ese año asesinan a Martin Luther King y a Robert Kennedy, dos hechos trágicos que marcaron para siempre la historia en Estados Unidos y en el mundo. Es decir, que ese año de tan hondas huellas en la historia, a ella también pareciera que también la inspiró de una manera de muy alto vuelo.

Nina (Andreína) Fuentes es la directora y fundadora de Arts Connection Foundation y desarrolla un invalorable trabajo cultural a través del Proyecto I AM Monuments. Fue creadora del The Chill Concept Pop Up Museum y participó como miembro fundador de la junta de incorporación MADA (Miami Art Dealer Association). Vale resaltar la Colección de Arte Contemporáneo Nina Fuentes, que actualmente se encuentra en Miami. Esta colección, iniciada por Fuentes en el año 1996, está conformada por un amplio catálogo que incluye vídeos, instalaciones y performances.

La venezolana también se ha destacado como gestora cultural internacional con el Miami New Media Festival, que fue creado en el año 2004, y en su 12° edición está presente en Miami, Venezuela, Colombia, España, República Dominicana y México. Además, Nina fundó la publicación “The Wynwood Times” y sus talleres educativos son ampliamente reconocidos. Su rol como artista multimedia ha dejado una marca indeleble en las artes a través de los performances realizados bajo el nombre artístico de Nina Dotti.

“Mi trabajo artístico a través de Nina Dotti es una sátira que deriva de clichés sociales vinculados a la mujer, hacia su rol en la familia y en la sociedad”, explicó Andreína Fuentes (su nombre de nacimiento) y resaltó que su mayor anhelo en este día es que sean recordadas las causas por las que luchan sus personajes artísticos.

Dotti comenta que, como mujer y venezolana, es una soñadora profesional y “creo que este día también puede dar esperanza a muchas mujeres jóvenes que emigran y que tienen que empezar de cero. Con esfuerzo y pasión los sueños se pueden hacer realidad. Espero que este día pueda ser de inspiración para otros”, enfatiza.

-¿Cuándo decides irte de Venezuela y por qué?

-Me vengo a trabajar a la Florida en el 2003. Después de trabajar en Catia en el Museo Jacobo Borges durante 4 años (1998-2001), viendo día a día cómo el Socialismo del Siglo XXI, propuesto por Hugo Chávez, destruía cada una de las instituciones de nuestro país. Primero fue la Constitución de 1999, donde eliminaron las dos cámaras del congreso. Ya no había senadores. Después fue el artículo 1011, donde el gobierno tomó control de la educación. Superé el atentado de Joao Goveia en la Plaza Altamira y vi mucha gente morir. Veía a los tupamaros entrenando niños en las azoteas del 23 de enero y a Lina Ron protestar en la Plaza Bolívar y entonces lo vi todo, visualicé lo que venía y decidí venirme con mis hijas a trabajar a Miami. 

-¿Qué piensas cada día que te levantas y ves tantas noticias y tantos conflictos en el país en que naciste? ¿Cuándo crees que realmente perdimos el rumbo, siendo un poco críticos del porqué de las cosas y cómo llegamos, a lo que llegamos?

-Creo que la anarquía de este gobierno dictatorial bajo las redes sociales comenzó hace más de 20 años. Al principio con Chávez fue menos radical, pero ahora es un genocidio como el de los judíos en los tiempos de Hitler.  Quedan en el país aquellos que no pueden irse o los que tienen la esperanza de que esto cambiará algún día. También están los políticos y enchufados que hacen negocios con la miseria que viven los venezolanos. Solo quieren repartirse la torta de lo que queda en Venezuela. 

-¿Qué obra artística o video te gustaría hacer con la fotografía de hoy de Venezuela, la de 2020?

-En el año 2008 hice un happening durante la FIA Caracas, donde hice una torta con la forma de Venezuela y fondant rojo. Se llamó “Comámonos esta torta roja, rojita”. Al final solo quedaron las migajas. Ahora es más válido que nunca. Solo están quedando las migajas de un país llamado Venezuela. 

-¿Qué te gustaría fotografiar desde el punto de vista humano de algún lugar en especial de la capital o del interior de Venezuela? 

-Me gustaría fotografiar a todos aquellos venezolanos que han desarrollado emprendimientos en nuestro país con su propio esfuerzo. Las señoras que hacen velas y jabones. Las personas que cocinan para combatir la desnutrición. 

-¿Cuál performance de los estereotipos políticos y sociales de Venezuela se pudiesen comparar con un chip de computadora?

-El doctor Corruptín, el Tío Conejo, los enchufados, los bolichicos, la falsa oposición. 

-Entre tus propuestas artísticas afrontas temas con dilemas críticos como la diversidad sexual y los roles de la mujer en la contemporaneidad… De estar HOY en Venezuela, ¿cómo sería tu enfoque, con base en la actual realidad que tenemos?

-Bajo la figura o concepto artístico de Miss Wynwood, entre mis puntos de campaña para otra Venezuela, estarían la aprobación del matrimonio del mismo género, la aprobación para cambio de identidad de las personas trans, la transparencia en el tipo de cambio o la dolarización del bolívar, una ley anticorrupción y para devolver el patrimonio sustraído. Respeto a la propiedad privada, eliminaría las fuerzas militares, estructuraría un nuevo CNE y propondría un nuevo sistema de identidad, en el cual todos los venezolanos tendríamos acceso a una cédula y pasaporte. Mucho por hacer…

-La frase que mejor simplifica la propuesta conceptual de Nina Dotti en Bogotá fue “Maduro se mantiene sentado en su tremendo cambur”. ¿También podríamos sentarlo sobre euros y oro saliendo de Venezuela, para poder burlar las sanciones del Gobierno de Trump?

-Este régimen tiene que salir y no tener control del armamento ni de las instituciones esenciales del país. Mientras sigan ellos en el poder no se podrá reconstruir el país.

-¿Cuál es tu radiografía desde USA de los museos de Venezuela, incluyendo el Museo de los Niños y del Complejo Teresa Carreño? ¿Hay mucho qué hacer en estas áreas en otro momento político del país?

-Se ha perdido casi todo el patrimonio cultural tangible e intangible del país. La falta de mantenimiento y las condiciones precarias de las instituciones culturales han derivado en la destrucción de todo el patrimonio. La desidia e indolencia generalizada no ha contribuido para nada.

-¿Cuál es tu día en Florida?

-El día de Nina Fuentes es el 16 de febrero, según la proclama que me entregara la ciudad de Miami en el año 2015.

-¿Qué haces en tus momentos libres? ¿Qué te gusta comer y cuáles cosas extrañas de Venezuela?

-En mis momentos libres me gusta ir en kayak por la bahía de Key Biscayne. Lo único que extraño es la crema de apio y el cazón. No se pueden conseguir aquí. De resto todo lo demás se consigue. Miami es una pequeña Caracas y una pequeña Venezuela.

-¿Cuál es tu mensaje para los venezolanos que están fuera del país y para los que están en Venezuela que no tienen posibilidades ni de bajar al Litoral Central a tomarse un día libre en la playa porque no hay dinero ni carro para hacer algo distinto en la difícil realidad que se vive?

-Soy muy positiva y, a pesar de todo, tengo océanos de fe en que Maduro y su combo se irán de Venezuela. Se reconstruirá el país con la unión de todos los venezolanos que estamos afuera y adentro. Estos 20 años nos han servido para cambiar el chip que teníamos de nuestro país en nuestra cabeza. Muchos conocemos hoy día que hay que trabajar duro para alcanzar el bienestar y la prosperidad. Hemos aprendido a valorar lo que tuvimos. Venezuela fue un país extraordinario, pero ahora será una patria maravillosa llena de gente valiosa y deseosa de trabajar lo mejor de cada uno para construir una nueva nación. La corrupción y la desidia son nuestros mayores retos.

-¿Qué situaciones o momentos te hacen sentir feliz y te hacen sonreír abiertamente?

-Cuando veo que un niño logró sus sueños, por más pequeños que sean.

ABANDONANDO 24 MALETAS EN EL MAR Y “DÉJALO IR”

“Déjalo ir”, dice la artista Nina Dotti en la colectiva de arte contemporáneo venezolano que recién inauguró en el Coral Gables Museum, con la participación de 41 creadores venezolanos residenciados en Miami, bajo el título “For Now: Contemporary Venezuelan Art of the Miami Diaspora” (“Por ahora: Arte contemporáneo venezolano de la diáspora de Miami”).

La propuesta de Nina Dotti está conformada por una serie de 3 fotografías reunidas bajo el título “Leti t Go” (“Déjalo ir”), en donde se ve a la venezolana abandonando 24 maletas en el mar. “Esas maletas representan nuestra memoria, nuestro arraigo al pasado. Son esos recuerdos que no nos dejan avanzar y que debemos soltar, dejarlos ir, porque algo mejor está por venir”, explicó la artista, y destacó que la misma fórmula puede ser aplicada al país. “Venezuela nunca va a volver a ser lo que era, por eso hay que soltar el pasado y abrirse a lo nuevo, que de seguro va a ser mucho mejor”, enfatizó.

Es la primera vez que tantos artistas venezolanos se reúnen desde la diáspora para mostrar sus talentos. El tema común es la migración y la propuesta curatorial ha sido desarrollada por Yuni Villalonga, curadora-jefe del Coral Gables Museum, y Adriana Meneses, galerista y promotora cultural venezolana, con la intención de recoger las inquietudes de los venezolanos que vivimos en ese “por ahora” impuesto por Hugo Chávez y que muchos pensamos que la crisis del país es temporal.

Todos los artistas presentes en “For Now: Contemporary Venezuelan Art of the Miami Diaspora” son migrantes y en sus obras está presente “ese viaje físico y emocional que hacemos los que emigramos. La memoria, las complejidades de la Venezuela que dejamos y los problemas del que nos recibe”, aseguró Adríana Meneses. La muestra permanecerá abierta al público hasta el 15 de marzo de 2020.

Nina Dotti en Bogotá: “Maduro se mantiene sentado en su tremendo cambur”

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: