Chistes malos

Editorial / Venezuela RED Afirmativa

En los 2.500 y pico de kilómetros de frontera Occidental que compartimos con Colombia, la NARCOPORQUERÍA juega a los soldaditos. ¡Con el color que sea!

Allá, en el Táchira, en el Apure y en el Zulia la gente conoce muy bien lo que “eso” significa. Más matraca. Mayores atropellos. Más alcabalas. Y un significativo aumento del precio por hombre del “cuanto hay pa’ eso”.

Solo son distractores. Tanto por el lado del teatrino del gobierno ilegítimo, como por el escándalo que tiene armado el gobierno interino y legítimo. Ese que cada vez más juega a los tiempos y a las payasadas del Sr. Maduro. A las amenazas de más de lo mismo y al “nuevo” conejo sacado del sombrero: la “convocatoria” del TIAR.

Quienes quieran seguir la cuerda de la tensión militar fronteriza o de la institucional en la OEA están perdiendo el norte del enfoque. La NARCOTIRANÍA continúa jugando al gato y al ratón, y ganando tiempo.

Entre tanto, la Venezuela buena sigue atrapada en medio de dos grupos de malos contadores de chistes.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: