Choferes de Maracaibo cobran hasta Bs. 150 mil “pa’ que rinda” y denuncian que gasolina les cuesta US$ 50

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Conductores de las pocas unidades que circulan en Maracaibo, denuncian que “el punto de gasolina cuesta 50 dólares, el pasaje tiene que ser a mínimo a 100 bolos pa’ que rinda” y piden a las autoridades permitir el surtido de combustible ante la poca demanda de buses azules para quienes, por necesidad, deben salir en busca de alimentos, agua o medicinas.

Este domingo 19A se cumplió el día 35 de la cuarentena social y colectiva decretada por el Gobierno Nacional desde el pasado 16 de marzo, medida que busca prevenir la propagación de coronavirus en Venezuela, pero que afecta el bolsillo de quienes necesitan salir en busca de alimentos para su familia o para cumplir una jornada laboral en Maracaibo.

Maracaiberos denuncian “atropellos” en el cobro excesivo del pasaje en la ciudad, alegan que los pocos choferes que circulan cobran entre 50 y 150 mil bolívares por la escasez de combustible.

“Estoy de acuerdo con la cuarentena para cuidar nuestra salud, pero es mentira que me quedaré encerrada todo este tiempo sin pollo, arroz o verduras y sin CLAP. Obligado tengo que salir a comprar, lo que sea, para poder comer, pero los pasajes están hasta el 100 mil y el que puede cobra 150. Eso es un atropello en una ciudad sin ley”, expresa Carmen Teresa Figuera, residente del barrio Los Estanques.

Colas y largas caminatas: Al igual que la señora Carmen, Javier González, vecino del barrio María Angélica de Lusinchi, relató su odisea para poder trasladarse desde su casa a su puesto de trabajo.

“Las cosas en mi trabajo van de mal en peor, incluso hubo despidos por la situación. Me vi obligado a moverme desde mi casa hasta mi trabajo en Santa Rita y fue la locura. Me tocó caminar hasta frente al Cicpc, donde pude agarrar un camión hasta la C-1 por 50 mil”, dijo el afectado quien se traslada con un tapaboca desechable pero reutilizado por no tener dinero para comprar otros.

González contó que consiguió una cola hasta su trabajo, situación que le ahorró dos pasajes (ida y vuelta) pero que sería hasta el puente Sabaneta de la C-1, “pero cuando regresamos mi amiga me dejó en el distribuidor de la C-2 y me tocó caminar desde ahí hasta mi casa”, ubicada en el barrio María Angélica de Lusinchi, vía al aeropuerto.

Escasez de gasolina: Entre tanto, Milagro Paredes, se vio obligada a pagar 100 mil bolívares, efectivo que compro al 50 %, a un carrito de La Limpia “porque no consiguen gasolina y compran el punto en 50 dólares. Esto me causa indignación, porque los carritos se paran en San Felipe frente a los policías y ellos no dicen nada”.

No tienes alternativa, los buses azules son una odisea, caminar bajo este sol inminente es buscar que se me baje o suba la tensión, si no me muevo, mi mamá no tiene comida, de verdad que ya uno no sabe qué hacer”, lamentó Paredes entre rabia y frustración.

Otra situación comenta, un chofer que cubre la ruta Km4-Centro, quien prefirió no ser identificado, “yo entiendo que la gente está ‘fregada’ pero si yo no trabajo mis dos hijos y mujer se mueren de hambre y el punto de gasolina (20 litros) me la venden a 50 dólares el punto, el pasaje tiene que ser mínimo a 100 mil bolos pa’ que me rindan los cobres, otros quitarán hasta 150 mil y el que los tiene los paga”.

Lo más triste de todo, es que esta situación se volvió una cadena, donde los policías y militares son los que se llenan el bolsillo a costillas de nosotros. Ellos deciden a quién y a qué precio vender la gasolina mientras el Gobierno dice que todo está bien”, agregó.

Él y otro compañero, pero de la ruta La Limpia, piden a las autoridades permitir surtir sus vehículos para poder trabajar y bajar las tarifas del pasaje, “porque es mentira que la gente se queda en su casa, unos sí, pero la gran mayoría sale en busca de comida y como todo está caro, muchos prefieren ir al centro o a supermercados”.

Buses azules “no rinden”: A pesar del confinamiento social, muchas personas se ven obligadas por necesidad a trasladarse por alimentos, agua o algún medicamento, pero las rutas de Bus Maracaibo (buses azules) no son suficientes para cumplir con la demanda de maracaiberos en la calle.

“Me paré frente a Galerías y un carrito me pidió 50 mil ‘como barato’ hasta La Curva, le dije que no pero después me di cuenta que todos cobraban eso y otros 70 el pasaje corto. Una señora me dijo que agarrara el bus azul y perdí tres horas en espera porque todos pasaban full”, expresó Elizabeth Acosta, residente de La Victoria.

Es importante resaltar, que los mercados municipales trabajan solo los días lunes, martes, jueves y sábado, situación que demanda mayor cantidad de personas para esos días en La Curva, Kilometro 4, Los Plataneros y Las Pulgas, donde algunos rubros se consiguen a “precios accesibles”.

Los maracaiberos esperan que pronto culmine “esta tortura que estamos viviendo con esta cuarentena, porque no nos va a matar el virus sino el hambre, la sed y el desespero”, prosiguió la señora Carmen, quien espera que “por un milagro de la Chinita” le llegue agua por tubería y al menos una caja CLAP “porque solo la veo en fotos por los grupos de WhatsApp”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: