¿Cómo son las guerras?

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

Esta pregunta pretende desdibujar un concepto formal y rígido de la llamada Guerra Convencional, como única forma de guerra, que ahora también les suman el calificativo de ser de primera a cuarta generación. Refieren de primera generación a las más antiguas, generalmente en formaciones en línea para el combate cuerpo a cuerpo. La evolución tecnológica armamentista y el empleo de éstas, es básicamente lo que hace la diferencia de generación. También existen variantes que llaman: guerra electrónica, de las galaxias, financieras y psicológicas entre otras.

Un común denominador en todas es tal como lo ha descrito una máxima: las guerras se hacen entre muchas personas que no se conocen y no tienen ningún problema, por decisión de unos muy poquitos que sí se conocen y tienen solo un problema. La ambición de dominar al otro por múltiples razones personalísimas, pero no van al combate.

Es el gran caso de la tercera guerra mundial, en pleno desarrollo y sin armas de fuego en empleo convencional por ahora y lo saben únicamente esos pocos que se conocen y la inmensa mayoría, que son los que sufren las consecuencias del combate, ni se imaginan.

Yo la llamaré “Guerra Sucia”, del totalitarismo tiránico contra la democracia liberal.

Desde que Rusia perdió la Guerra Fría, e incluso desde antes, los tiranos del gobierno soviético fueron los enemigos dolidos e indignados contra los EE.UU., y entendidos los soviéticos, hoy solo rusos y sus aliados, como los sátrapas cubanos, que mediante la llamada guerra convencional referida ut supra, no pueden contra los EE.UU., inventaron una nueva forma de hacerle la guerra, la guerra de conciencia, ideológica, total o subrepticia, financiera, cualquier nombre sirve, pero Guerra Sucia se parece a sus autores.

Esta guerra liderada por Rusia es la tercera guerra mundial en desarrollo y sin ser asumida por quienes la han venido sufriendo, para lo cual los llamados comunistas, que realmente lo que han sido es totalitarios tiránicos, han hecho una alianza con el terrorismo y el crimen organizado para dominar sistemáticamente a la mayor cantidad de países, para luego enfrentar y acabar con los EE.UU., en una guerra entonces sí de destrucción total, sin importar los civiles inocentes.

Esa guerra en evolución es lo que estamos viendo en América, desde los años sesenta, una guerra prolongada, sistemática y de paciencia. Es la guerra de años para cambiar valores en la sociedad que las van haciendo cada vez más dependientes e inútiles. Uno de sus métodos lo han llamado populismo y convierten a los pueblos en mendigos que no quieren trabajar, sino que todo se lo regalen y corrompen las instituciones y finalmente desmontan el Estado, desmoralizan a la población y dominan el país. Así se aprovechan de sus recursos, territorios y población para sumar fuerza para la gran batalla final contra los EE.UU.

¿Cómo lo han hecho?, pues está a la vista y sería largo escribirlo ahora, pero la propaganda, las operaciones psicológicas, el engaño, populismo, la organización disciplinada y seria como el Foro de São Paulo y muchos años de constancia y paciencia finalmente acabaron con Venezuela, Bolivia, etc.

El trabajo ha sido arduo, pero ha dado resultados, idiotizando a los pueblos, Argentina vuelve a caer en el mismo error y se fortalece el bando de los malos, que va ganando batallas, encienden a Latinoamérica porque los dirigentes no han entendido la tercera guerra mundial y lo que hacen es preocuparse por lograr una oportunidad para robar, así sea aliándose con el enemigo.

Mientras tanto, cobertura total con una epidemia inducida de opiniones para distraer y hacer catarsis.

Que malos presagios veo en el horizonte si EE.UU. y sus aliados no actúan, pero Estados Unidos es la razón de todo, aunque no lo acepten o pretendan hacer ver otra cosa.

“Todo pueblo ignorante es instrumento ciego de su propia destrucción”, y eso nos hace merecedores de estos gobiernos criminales.

Cada día la situación se pone más difícil para la causa de la libertad y la justicia y todavía siguen los farsantes operadores políticos diciendo que Maduro está a punto de caer porque vamos bien.

De la Orden de los Caballeros de Fénix.
Santos Luzardo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: