Conceden indulgencia plenaria en Año Jubilar por el centenario del Dr. José Gregorio Hernández

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

El 29 de junio de este año se conmemoró el centenario de la muerte del venerable José Gregorio Hernández, razón por la que el Papa Francisco ha declarado 2019-2020 como año jubilar en su honor. La noticia fue dada por la Vice Postulación de la Causa del santo venezolano, perteneciente a la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), a través de sus redes sociales. Esta es una Indulgencia Plenaria para devotos que ayuden a promover su recta devoción.

Entre las actividades que se harán en este periodo especial, con la finalidad de promover la recta devoción al médico de Isnotú se encuentran las Caminatas Ruta José Gregorio Hernández, como la que se realizará en Caracas a partir de las 8:00 a.m. del próximo sábado 14 diciembre.

La indulgencia plenaria “es una gracia que concede la Iglesia, por los méritos de Jesucristo, de María y todos los santos, para borrar la pena temporal que queda como consecuencia del pecado”. Esta puede ser parcial, que perdona solo parte de la pena, y plenaria, que la absuelve toda.

El doctor José Gregorio Hernández es considerado por muchos venezolanos y latinoamericanos como un santo, a pesar de que no ha sido beatificado por la Iglesia Católica.

Oriundo de Isnotú, Trujillo, a José Gregorio se le conoció por su profunda vocación religiosa. Murió en un trágico accidente el 29 de junio de 1919 al salir de una farmacia y bajar la acera, cerca de la esquina de Amadores de la Parroquia La Pastora en Caracas. Alcanzó a ver que atravesaba un tranvía; sin embargo, no vio un vehículo que venía detrás y lo arrolló, provocando una fractura de cráneo que causó su muerte instantánea a los 55 años.

Sus restos reposan actualmente en la Iglesia La Candelaria de Caracas, luego de estar por muchos años en el Cementerio General del Sur.

Luego de su muerte, se le señaló como el autor de innumerables milagros médicos, por lo que en la actualidad alcanzó el título de “Venerable”, otorgado por la Iglesia Católica. En Venezuela, los creyentes siguen a la espera de que se logre su beatificación.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: