Crear un bloque democrático liberal

OVERLORD / Venezuela RED Informativa

El radicalismo avanza inexorable. El cinismo y la opresión son dos valores fundamentales en los sistemas radicales religiosos y socialistas, ambos por supuesto abiertamente anti democráticos. Como una forma de camuflarse ante situaciones que lo puedan colocar en evidencia y al descubierto, apelan a las elecciones democráticas, aun cuando después alcanzado el poder opta por desecharla bajo mecanismos abiertamente autoritarios y fraudulentos.

No importan los métodos. La propaganda, el dinero, la desinformación y las armas están siempre disponibles, aun llegando a extremos que están siendo investigados como el no muy claro origen de la pandemia biológica, desatada casualmente en China. Este país, aun cuando asumió el capitalismo y que gracias a él comen otras cosas aparte de arroz con alimañas y ejercen el consumismo voraz, albergan en su dirigencia política la semilla del cinismo y la manipulación comunista.

Las democracias y sus mecanismos (ONU, OEA) están debilitados y es contradictorio que se opongan al uso de la fuerza en los países donde es precisamente el uso de la fuerza criminal la que los mantiene. Esto seguirá agravándose porque el trasfondo no es solo religioso, es contra el occidente democrático. Ahora sin temor a equivocaciones se han posicionado en la ONU y en la OMS. Algunos grupos regionales como el de “Lima”, sigue administrativamente oponiéndose al uso de mecanismos perfectamente validos ante el crimen ideológico y radical que existe en Venezuela.

Lo que sorprende es la mojigatería con que se ha tratado este gravísimo flagelo. No hay sino imaginarse como los enemigos de la democracia liberal, suspiran y sonríen maliciosamente por una venganza que los satisface, como cuando publican las cifras de fallecidos en USA por el Covid19, (Telesur, RT) pero sin contabilizar las de Irán, China y Rusia, que fiel a sus orígenes ocultan y manipulan toda información.

Líderes occidentales con exagerada prudencia, siguen tratando de ocultar esta terrible realidad, haciendo afirmaciones patéticas y escurridizas, todo es válido para no ofender a los radicales. Ellos olvidan que esos radicales son hombres de una sola idea y de un solo fin, cambian los métodos, pero sus objetivos son siempre los mismos. Los musulmanes poseen buenas cualidades, pero su religión paraliza el desarrollo social de aquéllos que la siguen. No existe ninguna fuerza retrógrada más fuerte en el mundo.

Una crisis de líderes de las democracias occidentales con el temple y la firmeza necesaria, ha permitido el avance de estos flagelos que se creían controlados. (Salvo Trump, con todos sus errores).

Definitivamente solo los místicos, soñadores y pacifistas sostienen que la paz es el estado natural del hombre. La paz es frágil y la democracia un bien que se debe preservar mediante la vigilancia de los fuertes y las alianzas entre los de ideas afines. Los mismos pacifistas están sorbiendo el amargo trago de la irracionalidad y el terrorismo, y más recientemente el de la pandemia.

Hay que anteponer un bloque democrático con alianzas de mutua defensa de los países afines, para enfrentar a la extorsión China, Irán y Rusia, con sus monigotes latinoamericanos (Cuba, Nicaragua y Venezuela). Hay que hacerles frente de una vez por todas y detener el daño económico y político que la irresponsabilidad de algunos demócratas le permitió aplicar al trágico Foro de Sao Paulo.

Ha habido abandono en nuestras defensas y en la preparación de la lucha, sin combatir hemos sufrido una derrota. Esto no es más que el principio del precio que habremos de pagar. Un trago amargo año tras año hasta que hagamos un supremo acopio y nos preparemos a defender y luchar por la democracia y la libertad.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: