Economía pura

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

¡Pero por supuesto que acá no se nos contó lo que acordaron gobierno y oposición en Oslo ni en Bermudas! Lo que pasa es que, entre cielo y tierra y más en esta Era, ya NO puede ocultarse nada. Además, lo “arreglado” gracias al Reino de Suecia y a buena parte de la nomenclatura de la Unión Europea, ya empieza a salir a flote.

Para la Europa captada y comprometida en el proyecto “Maquila Cubana” del Partido Demócrata del Siglo XXI, Donald J. Trump es un “bache” que solo durará a lo sumo 8 cortos años. Y la política exterior de los “grandes” países no se juega al horizonte de un ejercicio fiscal. Es a largo plazo. Eso explica la reciente visita del Rey y de la Reina de España a la Habana. Las permanentes reuniones en la Isla del Primer ministro canadiense, y las declaraciones constantes del Reino Español y de la Sra. Modellini de considerar a Cuba, como el “interlocutor” europeo con América Latina.

¡Que de cosas! Escoger para tan altísima función a una MAFIOCRACIA que mantiene bajo régimen de campo de concentración a 9 millones de infelices. Que tiene colonias e instalaciones colosales dedicadas a la tortura, manicomios y centros de “reeducación”, y cientos de estructuras construidas científicamente para el aislamiento, tormento y encarcelamiento de por vida para cientos de miles de disidentes. Un pueblo que lleva sesenta años haciendo interminables colas para poder comprar una dieta básica de proteínas y carbohidratos de subsistencia. Y es paso libre y franco de drogas, narcotraficantes, aliviadero de terroristas y fundamentalistas buscados por medio Mundo Libre.

¿Qué extraño que Europa no pensara para ese rol/país de enlace con los casi 400 millones de hispanoparlante de esta parte del Mundo en Chile o en Colombia, por ejemplo? ¿O en Panamá o quizás hasta en Costa Rica?¡Por favor! Ellos saben lo que significa en términos de negocios súper rentables, “coronar” operaciones de inversiones directas en espacios arruinados. Con mano de obra preparada. Con total control de costos laborales por ausencia de sindicados, inexistencia de horas máximas de trabajo y posibilidades prohibidas de cualquier tipo o género de protestas sociales.

La “experiencia” China de “Un País, dos Caras” les ha confirmado que explotar y reventar de trabajo a poblaciones enteras, para llevar a cabo procesos de producción altamente rentables con un Estado Brutal que “atienda” las necesidades de mejoramiento personal de los “nativos” a su manera, vale oro.

Recuerden que en la China “capitalista” cualquier asomao que le dé por montar un sindicato, promover mejoras en los salarios o discutir sobre condiciones de trabajo e inclusive ambientales, es sumariamente juzgado como Enemigo del Estado y al ratico fusilado.

¡Y, “eso”, eso vale un Potosí!

Donald Trump como empresario de verdad tomó la opción de hacer nuevamente de América un país rentable, desde la misma América. El América First no es paja. Primero América, los americanos, los inversionistas y trabajadores americanos, y luego “lo demás”. Eso es una bofetada para el modelo de economía de enclave postmoderna de los Territorios Maquila, donde han prendido y se han desarrollado enormemente las empresas transnacionales y sus accionistas, llevando la producción de bienes y servicios a niveles nunca antes vistos, a costos humanos salvajes.

Pero dejando detrás de ellas una secuela de ambiente destruido. Contaminación descontrolada. Miles de empleos, sin dudas, pero con apenas capacidad para que, con los mismos, los millones de seres humanos que trabajan hasta 18 horas al día de lunes a lunes, tengan lo suficiente como para comer y comprarse alguna de las chucherías de las que se producen en las “fábricas” en donde trabajan. Una suerte de pinturas en tecnicolor y malolientes, de aquellas que describía Charles Dickens en sus novelas del inicio de la Revolución Industrial, en el Londres de principios del Siglo XIX.

Visto, así las cosas, ¿toda esta pandilla de grandes corporaciones europeas, reventados por las tasas de impuestos con que financia la Comunidad su Estado de Bienestar, dobladas por elevados salarios de ley y obligadas a cumplir con costosas restricciones ambientales en que deben producir, no les interesaría una Cuba en medio del Atlántico, dispuesta a lo que “sea” para reproducir el modelo chino, más cerquita y con menos complejidades?

Pensar que el estúpido de Juan Guaidó y los cretinos que le acompañan robando cámaras, penetran y entienden la magnitud, el tamaño de todo “esto”, no suena probable. Un idiota que hace del payaso, sale en portadas de revistas de modas, habla con dificultad y cuenta con una evidente cultura y profundidad cultural de tapas de libros, solo funciona como vitrina, como muñeco de torta.

Detrás de él están los duros. Los Bolichicos que también apostaron al sueño cubano de la maquila del Caribe. Que metieron dinero, y mucho, en la construcción o en el equipamiento de centros comerciales y en adquirir franquicias para las hordas de turistas yanquis y del resto del mundo que se bajarían en el Puerto de la Habana, con el objetivo de beber muchos rones con paragüitas, ir al Tropicana y bañarse en las Playas de Varadero, próximas a ser convertidas en el Cancún, en el Puerto Vallarta, o en la Punta Cana remozada del Caribe del siglo XXI.

Además, por supuesto, de los acuerdos que en la Era Obama habrán realizado con el gran capital europeo y norteamericano, para colarse sin escrúpulo alguno en la mezcladora de jugosos negocios futuros, que empujaron la reapertura de la Embajada de EE. UU en la Habana, la visita presidencial y el ablandamiento del Bloqueo yanqui sobre la Isla, les harían todavía más ricos de lo que ya son. Así, con petróleo, recursos casi que ilimitados y una avanzada para la producción y transporte de drogas desde Suramérica, Venezuela es, para los cubanos, la otra parte del “negocio”.

¿Cómo que la van a dejar perder, en manos de estos pobres diablos, de ambos lados de la acera, que con cuatro lochas cubren sus necesidades de por vida? Por eso es que, de acá, a esos animales, solo pueden ser sacados por las malas. Con todo y sus “acompañantes” en el sueño de la Patria Grande de Chávez y Fidel. No hay medias tintas para todos estos traidores y parásitos. Son ellos o nosotros. ¿Se entiende, ¿verdad?

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: