El alcance de las sanciones

Venezuela Red Informativa

Las citaciones a venezolanos que dirigen empresas mixtas venezolanas, pueden abarcar transacciones que se efectúan fuera de los EE.UU., de acuerdo a las implicaciones de la Ley Patriota y la ley Rico.

Los bancos extranjeros que tienen cuentas corresponsales en Estados Unidos y están involucrados en esquemas para obtener moneda estadounidense están legalmente obligados a entregar datos transaccionales a investigadores federales, incluso cuando los pagos se procesan en el extranjero. Los funcionarios estadounidenses se encuentran en una campaña de investigación de registros bancarios de los años 2012 a 2019, de cuyos resultados podría imponer miles de millones de dólares en multas a las instituciones financieras si se considera que han ayudado intencionalmente a Venezuela a eludir las sanciones estadounidenses. La vulneración de las sanciones internacionales por parte de venezolanos y empresas mixtas tienen múltiples consecuencias. La triangulación daría lugar, en principio, a una operación lícita pero que tiene por única finalidad infringir la normativa de sanciones, utilizando a una empresa de un tercer país como mero instrumento.

KMV-Kawasaki Venezuela es una empresa mixta, constituida el 5 de noviembre de 2012, sobre la cual la Corporación de Industrias Intermedias de Venezuela (Corpivensa) es accionista de 51% mientras que KMW C.A tiene el 49%, entre cuyos representantes se encuentra Amantini Lacouture y sus sobrinos Amantini de Matteis. Este grupo de empresarios en complicidad con ex-militares ha configurado una amplia red de conexiones dentro y fuera del gobierno Venezolano, que a través de sus acuerdos y alianzas con distintas empresas privadas y mixtas con el objetivo de evadir sanciones y bloqueos para favorecer algunas actividades de instituciones públicas, efectuando adquisiciones de equipos bélicos, antimotín, entre otros a través de esta empresa VENPROCA y sus aliados o socios comerciales, entre sus socios más conocidos está el Ing. José Antonio Del Rosal y el General Giuseppe Alessandro, involucrado al mundo de los famosos tanques chinos de guerra y tanquetas antimotín, facilitado la importación y suministro de repuestos y material nuevo para reactivar las tanquetas antimotín.

Entre los que se encuentran vinculados a este pequeño grupo empresarios, los Amantini y sus sobrinos han facilitado la activación de motos antimotín y miles de nuevas unidades miles de unidades al gobierno en el 2014. El conocido Valentino Soli, también ha facilitado la activación de motocicletas y nuevas unidades antimotín, de equipos náuticos de distintas instituciones.

Desde el 2015 está apoyando al sector oficial, sin embargo, el gran aliado y socio estratégico de este grupo de empresarios es la mafia del sector aduanero que ha facilitado el acceso de todos estos cargamentos importados por estos empresarios sin la adecuada revisión o legalidad. Lo que da a entender que en esos cargamentos venían otras cosas para el beneficio de muchos. Empresas relacionadas a este caso: SOLOSON, C.A. Suzuki de Vzla, C.A., Kawasaki de Vzla, C.A. VENPROCA, C.A. Import Metalmecanic, C.A. Inversiones LLM 2009, C.A. Metroparts, C.A. Industrial Amantini, C.A. Todas estas empresas recibieron jugosos contratos y pagos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: