El avance político del radicalismo

César Guillén / Venezuela RED Informativa

En un comentario que publiqué en las redes en junio del 2014, mencionaba la ancestral estrategia de los grupos radicales y extremistas bien sea religiosos o ideológicos, que suelen colocar a la población civil como escudo, para luego denunciar atropellos y abusos, que sin lugar a dudas ellos han propiciado.

Es tradición de los grupos radicales este proceder, utilizando las desviaciones sexuales, las de razas y las de condición social, hasta llegar a los extremos conocidos de túneles con armamento debajo de casas y hospitales, para luego denunciar el bombardeo. Es alarmante la cantidad de muertos y heridos, incluyendo mujeres y niños, a causa del terrorismo islámico radical, hasta la fecha.

Otro ejemplo, fue la especulación por el asesinato del ciudadano americano de color en USA, donde mueren muchos inocentes por el crimen, y que originó disturbios que al final demostraron ser tendenciosos y organizados. En los países radicales, siguen los asesinatos por motivos políticos y religiosos sin que la prensa amarillista se escandalice por ello.

El intento de diferenciarlos es solo una matriz parcializada de un sector comprometido de la opinión pública que justifica subliminalmente sus acciones. Detrás de ello, un novedoso y poderoso financiamiento producto de personalidades ligadas a la corrupción, a la venta de armas y a las drogas.

Estos grupos estén donde estén, tienen los mismos objetivos, ahora con el apoyo del denominado “Estado profundo” suerte de secta con extraños proyectos de regeneración de la raza humana y donde confluyen radicales políticos, religiosos y enfermos sexuales con mucho dinero y poder político.

Medios televisivos como Telesur, TR rusa, el diario Granma, los panfletos del PSUV, así como articulistas de los periódicos de izquierda europeos y latinoamericanos, dan rienda suelta a sus frustraciones políticas al exagerar y al emitir declaraciones sesgadas, donde culpan casi siempre al mundo occidental de estas situaciones. “Hay que estar alerta”.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: