El hambre y el covid 19: Dos grilletes para los seres humanos

Pablo Medina Carrasco / Venezuela RED Informativa

Como bien lo señaló la especialista en política Dulce Gamboa en la tele conferencia “Covid-19 y su impacto en el hambre en todo el mundo”, organizada por Ethnic Media Services, la expectativa es que duplique la masa de hambrientos según el programa mundial de alimentos.
Los países de América Latina no serán una excepción en la sociedad de las naciones y ya es público y comunicacional, ver en las carreteras de diferentes países miles de venezolanos devolviéndose a su tierra venezolana de donde salieron huyendo años atrás entre otras razones por el hambre y la falta de asistencia pública y ahora regresan de la misma forma aterrorizados del Covid-19, de la xenofobia y del hambre para encontrarse con una Venezuela en peores condiciones que cuando decidieron emigrar.

En medio de esta adversidad, ocurrió que las medidas políticas oficialista en estos últimos 10 años aislaron internacionalmente a Venezuela; y es explicable que desde el momento en que estalló el Covid-19 a la fecha de hoy, el número de muertos según cifras oficiales resulten tan sorprendentemente escasas, apenas 10 muertos y el número de infectados cerca de 400.

Sin embargo, Maduro utiliza el Covid-19 como coartada para mantener a las familias en sus casas porque hay escasez de comida, gasolina, servicio de agua y electricidad. Esta estratagema conduce inevitablemente hacia un holodomoro, es decir la muerte por hambre o dicho en otros términos un genocidio.

Toda esta tragedia humana ocurre cuando los diferentes gobiernos lógicamente deben velar por sus connacionales; y es público que ninguno esta excepto de grandes dificultades. Además, el problema de producción de alimentos y su distribución equitativa preexistía al momento de esta tragedia. Lo que ha ocurrido es un notable agravamiento de las condiciones de vida de miles de millones de seres humanos. Por lo cual es demasiado relevante abrir un debate más allá de la Naciones Unidas, promover un Foro Mundial sincero sobre la marcha de la humanidad y sus recursos. Los pueblos no pueden continuar en la eterna sobrevivencia, el hambre y las enfermedades aumentan mientras un grupo pequeño controla por múltiples medios la riqueza de la tierra.

El final del siglo 20 terminó con mucha pena y sin ninguna gloria, a pesar del enorme esfuerzo personal del Papa Juan Pablo 11 quien llevó adelante la propuesta bíblica del Jubileo a fin de reducir el peso mortuorio de la deuda externa de muchos países. Yo lo acompañe en esa gigantesca misión y como diputado abrí el debate en la Unión Interparlamentaria Mundial realizado en Namibia, África, donde se acordó con el 98% de los diputados, solicitar apoyo de la Naciones Unidas para abrir un juicio en la Corte de la Haya. Un grupo de gobiernos se comprometieron a realizarlo entre ellos el presidente Hugo Chávez de Venezuela, pero tiempo después se negaron y se perdió esa gran oportunidad. Este siglo 21 heredó una deuda externa y se ha incrementado a niveles tan altos donde los bancos acreedores están sacrificando a las naciones deudoras. De tal forma que deuda externa y corona virus son dos grilletes en cada ser humano en esta tierra del 2020.
Agradecemos la gentileza de Ehtnic Media Services, de invitarnos a participar en la teleconferencia sobre el Impacto del Covid-19 en el mundo, y los puntos críticos del hambre. Me pareció muy interesante los temas tratados por los expertos panelistas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: