El Infierno es el límite

Santos Luzardo / Venezuela RED Informativa

Es importante llamar la atención sobre la realidad hasta que se activen los mecanismos de resolución.

Bien podríamos preguntarnos: ¿qué puede sentir quien se sabe despreciado por gran parte del mundo y por todo un país que le grita insultando a su madre?

¿Qué puede pensar respecto a su futuro quien sabe que ha destruido un país?

¿Qué puede esperar quien sabe que está descubierto y señalado por sus crímenes?

Las respuestas que corresponden nos sitúan en el verdadero contexto de la realidad que origina quien con todo el poder que puede ofrecerle la disposición total de las instituciones del Estado y, en especial las FF.AA., se sabe amenazado en sus privilegios, libertad y hasta su vida, los más grandes motivadores de la conducta humana y a su vez los más grandes motivadores de la locura que produce el miedo y la infinita necesidad de protegerse, a lo que se suman todos los encausados en el Averno para constituir una verdadera fuerza diabólica cuyo límite es el infierno.

Todo se ha dicho y todo se ha conocido, se ha estructurado en 21 años con todos los recursos y tiempo disponible desde el poder absoluto un complicadísimo entramado de fuerzas irregulares para proteger lo antes señalado, hasta la vida misma.

No es solo la ya peligrosa instalación de grupos terroristas, guerrilleros, del crimen internacional organizado y de la delincuencia local organizada, sino la falta de unidad de comando y control sobre todos esos grupos de diferentes países, culturas, intereses y pretendido empleo táctico. Unos grupos lo dirige el cucuteño, otros el sirio, otros el que se orinó los pantalones, otros el policía que violaron en Cúcuta y otros grupos locales por cualquier prócer que desea poder.

Ya nada se oculta quizás con la idea de disuadir a los EE.UU., por el contrario se exhibe el radicalismo de la fuerzas iraní, el Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica en el Centro Estratégico de Seguridad y Protección de la Patria (Cesppa), además creado por Decreto Presidencial N.º 458. Ahora operan junto a Hezbollah, Hamás, la Yihad Islámica Palestina (PIJ) y el Frente Popular, todos para tener una fuerza capaz de responder a cualquier acción militar de EE.UU.

Todo eso en medio de los venezolanos inocentes, desarmados, hambreados, desmoralizados, indefensos, inmovilizados, con nuestros recursos y en nuestro territorio.

Conoceremos el infierno que aún está por verse, gracias a los autores ya conocidos, mientras los politiqueros siguen jugando a la política y distrayendo a la gente con cuanto trapo rojo se les ocurre por lograr su tajada por miserable que sea. La última es que Maduro está negociando su salida porque capturaron a Alex Saab. Si fuera así, ¿qué objeto tiene el grotesco dispositivo de fuerzas irregulares que han organizado en Venezuela por tantos años?

De la Orden de los Caballeros de Fenix

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: