El racismo como excusa para desestabilizar EE.UU. y Occidente

Erik Encinas Ortega / Venezuela RED Informativa

Se quiere imponer un nuevo orden mundial en el que China se sitúe a la cabeza. No es nuevo, a lo largo de la historia de la humanidad ha habido diferentes conspiraciones para desestabilizar el Mundo en una dirección u otra. En estos momentos ya nos encontramos en el desarrollo de una nueva trama oscura que pretende ese
objetivo, deseado por sujetos infernales del Foro de Sao Paulo y el Grupo de Puebla o lobbies tenebrosos como el anciano George Soros, que financian a los terroristas callejeros de la Antifa y otros grupos radicales.

Desde la Segunda Guerra Mundial, Occidente y Estados Unidos nunca han estado tan cerca de la desestabilización en términos generales, por ello, tal y como fuentes de la Casa Blanca confirman se han detectado a espías chavistas y cubanos infiltrados en EE.UU. durante los disturbios por la muerte de George Floyd. Pero el motivo solo es una tapadera para destruir el orden establecido e imponer un nuevo orden mundial, en el que China se sitúe a la cabeza y las demás dictaduras comunistas cojan fuerza.

Si hubiera represión de verdad contra los negros, por ejemplo, no los veríamos persiguiendo y atacando a la policía londinense impunemente ni tampoco observaríamos a miles de personas blancas arrodillándose ante ellos como una señal reivindicativa, mientras en Hong Kong las protestas contra el autoritarismo del régimen
comunista son repelidas con una dureza extrema o en Venezuela siguen matando a la población sin que muchos antifascistas lo condenen. Y no, la gente no somos mayoritariamente racistas, son hechos puntuales. Sin embargo, interesa vender un relato ficticio con claros intereses políticos y sociales que benefician a la ultraizquierda. Este plan llevaba tiempo diseñándose y se ha aprovechado el asesinato de Floyd para este
fin, de hecho, hace unos meses, el ex presidente de España, Rodríguez Zapatero, aseguraba que “China y la UE deben poner a EE.UU. en una situación imposible”, ¿casualidad o no? Pues lo siento, pienso que las casualidades no existen, todos estos planes siempre están bien orquestados, lo únicamente que pueden tener son fallos que
los frenen y permitan revertir la situación.

Es importante resaltar que los cabecillas de toda esta conspiración están siguiendo la evolución de los disturbios desde sus mansiones con piscina y jardín acompañados de sus amigos narcotraficantes de las FARC y otras organizaciones criminales, porque no olvidemos ya son multimillonarios, lo que buscan es acaparar el poder en términos absolutos. Son conscientes que de esta manera lograrán una dictadura globalista donde todo aquel que está contra ellos, será purgado y tratado como un delincuente, pese a tener razón. Por lo tanto, las democracias del planeta están en grave peligro y los verdaderos demócratas deben ponerse en pie frente a la barbarie y la pérdida del sentido común o no les quepa duda que caerá la longeva democracia estadounidense y se
derrumbará del todo Occidente.

El lado positivo de esta historia que nos acontece y de la que doy mi humilde opinión, es que hay una gran resistencia a la catástrofe a la que nos quieren llevar una minoría muy poderosa, aunque en casos como España se censura la verdad en los medios de comunicación públicos y por lo tanto se oculta todo lo que realmente está sucediendo de forma interesada, porque el Gobierno socialcomunista de Pedro Sánchez y Pablo Iglesias es uno de los ejecutivos cómplices de esta macabra conspiración que se encarga de desestabilizar España y a su vez la Unión Europea, ya que es un país clave ahora mismo en la eurozona. Por ello, deja que las protestas antirracismo campen a sus anchas, pese a que en este país no sea un problema y también permite que siga
disparándose la inmigración ilegal.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: