Ellos

Editorial / Venezuela RED Informativa

La Sra. Machado lleva la razón. Sin una “amenaza creíble” que exista sobre el NARCORÉGIMEN venezolano que afecte directamente el pellejo de los facinerosos que están acabando con nuestro país, nada va a cambiar.

Yincanas, protestas populares con horarios de oficinas, cabildos abiertos o clubes de corte y costura, no significan peligro alguno, de ningún tamaño o medida para quienes controlan la violencia genocida de Estado, en todos sus aspectos y facetas dentro del país.

Muy por el contrario, las mismas pueden y son manejadas por el régimen a nivel mundial como una zona de disenso/tolerancia, típica de las democracias occidentales.

Y si a ellas se suman las eternas dinámicas de negociaciones y arreglos MUD/Gobierno, lo que “pareciera” nos separan, son simples diferencias de maneras de “pelar los pollos”.

Lo cual no es cierto. La situación en Venezuela es mucho más radical que “eso”. Acá están enfrentados el bien y el mal. Luchamos en contra de una forma de exterminio de todo un país por un Gobierno forajido, criminal y dedicado al vicio y al terror desde la institucionalidad del Estado. Acá se trata de “ellos” o nosotros. ¡Punto!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: