En interior no hubo gasolina suficiente y conductores pasaron trabajo hereje para pagar en efectivo

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Habitantes de los municipios Maracaibo y San Francisco, en el estado Zulia, hicieron largas colas en las estaciones de servicio, desde la noche del domingo, para poder surtir gasolina.

En la estación de servicio Gallo Verde, ubicada en el sector Sabaneta de Maracaibo, solo 100 vehículos pudieron surtir 30 litros de gasolina. “No había más” informó el funcionario de la Guardia del Pueblo. Durante este lunes, la gasolina en las estaciones subsidiadas no fue cobrada, debido a que el sistema no estaba acorde a los anuncios realizados por representantes del régimen de Nicolás Maduro.

“Siguen las marañas, yo estoy en la cola desde la 9:00 de la noche del domingo y pasaron primero los vehículos de los amigos de los guardias, los que vienen de parte de la gobernación y así, más de 19 carros entraron. Yo no sé hasta cuándo en este país nos pisotean y humillan” dijo un zuliano. En San Francisco, la estación de servicio 5 de Julio ubicada en el sector El Bajo, la gasolina se cobró en dólares y a las 10:00 am culminó el proceso pues se agotó el combustible.

“Ya estoy cansada de que siempre sean los atropellos por pasar seis carros que no estaban en la cola, yo no pude surtir. Hasta cuándo nos humilla el régimen y todos los borregos que trabajan para ellos”, expresó otra zuliana, Ana Acacio.

Al mediodía de este lunes, representantes regionales anunciaron que de las 198 estaciones solo funcionaron 156, en las restantes aún no está instalado el sistema. Asimismo, informaron que solo dispensarán combustible hasta las 7:00 pm.

En las estaciones de servicio el TURF y El Chaparral, ubicados en la Circunvalación dos de Maracaibo, había incertidumbre en los usuarios pues las colas eran muy largas y no había la certeza de que todos los vehículos pudieran surtir este lunes.

Se conoció que, en alrededor de 24 de estaciones de servicio, se terminó el combustible antes de las 10:00 am.

En Aragua hubo «colapso»

El sistema instaurado por el gobierno madurista para vender y controlar la gasolina en Venezuela fracasó en el estado Aragua, donde el colapso del sistema y las largas colas se convirtieron en un dolor de cabeza para los ciudadanos.

El sistema de biopago no funcionó debido a que Internet sufrió un gran colapso, al igual que los puntos de venta, lo que llevó a los bomberos de las gasolineras a pedir efectivo en bolívares o un dólar, lo que equivale a 30 litros de combustible por vehículo.

Juan Sánchez, ciudadano de Aragua, aseguró que el litro de gasolina le costó 5.000 bolívares y tuvo que pagar con efectivo, ya que los puntos de venta no funcionaban.

Los aragüeños vivieron el caos desde el primer día con el nuevo sistema del gobierno, que no alivió las largas colas y el colapso del sistema, impidió que muchos ciudadanos pudieran obtener combustible por no contar con el dinero en efectivo.

La escasez de gasolina en el estado Aragua se ha agravado las últimas semanas, que ha empeorado debido a la pandemia del coronavirus.

Mérida: a pagar en efectivo

Desde el inicio de la cuarentena, en el estado Mérida sólo podían adquirir combustible quienes tuvieran salvoconducto y prestaran servicios en las áreas prioritarias como la alimentación, la salud, comunicaciones, seguridad y producción de alimentos.

Pese al notable incremento en el precio de la gasolina, en comparación con el sueldo que devenga un empleado del sector público, las estaciones de servicio se vieron abarrotadas desde tempranas horas.

Las estaciones de gasolina que se establecieron para la atención de los usuarios con placas que terminen en 1 y 2 surtieron de combustible luego de las 9 de la mañana. De igual manera, algunos usuarios reportaron en redes sociales que sólo se les surtieron entre 30 y 40 litros.

Los usuarios son obligados a pagar el combustible subsidiado con tarjetas de débito de la banca pública (banco del Tesoro, Venezuela y Bicentenario) con el sistema Patria, inclusive en Petros, de lo contrario, deberán pagar en efectivo. El efectivo en Venezuela es escaso, pocos tienen acceso a grandes cantidades ya que los bancos dispensan montos absurdos debido a la inflación.

Incertidumbre en Anzoátegui

Anzoatiguenses vivieron la incertidumbre que generó el sistema de biopago impuesto por el gobierno de Nicolás Maduro para controlar el combustible en Venezuela.

En el estado se realizaron largas colas de vehículos y motos, por las avenidas principales, de ciudadanos esperando para surtir gasolina a un precio de 5.000 bolívares el litro o 0,5 dólares la “super premiun”.

“La situación está muy apretada, estamos esperando soluciones. Pasé toda la cuarentena completa sin gasolina”, denunció Carmelo García, uno de los ciudadanos que se encontraba en la cola para lograr surtir.

Los ciudadanos denunciaron los esfuerzos que han realizado para llenar a medias los tanques de combustible, quienes además son obligados a pagar en divisas, ya que los bomberos de las estaciones de servicio no tienen sencillo para dar vueltos.

Guárico hasta el mediodía

El estado Guárico vivió el colapso ocasionado por el sistema de pago electrónico impuesto por el gobierno para el control del suministro de gasolina. Los ciudadanos de la entidad sufrieron los retrasos y el combustible ineficiente.

En Calabozo, Altagracia de Orituco y Valle de la Pascua, zonas de mayor población en la entidad llanera solo se permitió surtir a los vehículos particulares un total de 30 litros por vehículo.

Los ciudadanos denunciaron que, en diferentes gasolineras de la zona, el combustible solo duró hasta las 12 del medio día, incluyendo a aquellas estaciones de servicios destinadas al cobro de dólares.

“Hice la cola para nada, porque llegué a la bomba y me dijeron que estaba cerrada, y eso que esta bomba es para pagar en dólares” denunció una de las ciudadanas en Valle de la Pascua, quien no quiso identificarse por temor a represalias por parte del régimen.

Por otra parte, los transportistas rechazaron que deben estar inscritos en el sistema Patria para poder surtir de combustible. “50 litros de gasolina para cargar el tanque no es suficiente para poder trabajar”, aseguraron.

La instalación del sistema biopago generó retrasos en la apertura de las bombas, muchos ciudadanos se quedaron sin surtir el combustible debido a que se agotó o no se cumplía con los horarios de apertura.

Más de seis horas estuvieron algunas personas en cola para poder cargar sus vehículos, mientras se observaban facturas de hasta más de cinco millones de bolívares, aquellos ciudadanos que tenían las posibilidades de pagar esa cantidad para surtir.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: