Florida vive una “verdadera explosión” de contagios y ya es epicentro de pandemia en EE.UU.

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

El coronavirus sigue expandiéndose en Florida, donde se han registrado 3.286 casos nuevos del lunes 22 al martes 23 de junio, mientras que los Gobiernos locales buscan fórmulas más restrictivas para contener el número de infecciones a la espera de una estrategia estatal.

Según los últimos datos del Departamento de Salud de Florida, ya se han contagiado 103.503 personas, de las cuales 3.238 han fallecido, lo que ha hecho subir del 6,2 al 6,4 el porcentaje de casos positivos.

El gobernador de Florida, Ron DeSantis, señaló este martes 23 de junio en una rueda de prensa que esta “verdadera explosión” de nuevos casos de coronavirus se ha dado sobre todo entre la población más joven, unos datos que “no son tan preocupantes” al haber aumentado los test y no ser población de riesgo.

“La mayoría se ha producido por el contacto comunitario entre los jóvenes de veinte y treinta años, algo que es natural conforme avanzamos. La población que es algo más mayor y vulnerable ha tenido un poco más de cuidado”, añadió DeSantis.

En una docena de ciudades como Miami, Miami Beach o Key Biscayne, entre otras, las autoridades implementaron esa medida este lunes 22 de junio, aunque la gran pregunta es si el gobernador, el republicano Ron DeSantis, decidirá hacerlo también en todo el estado.

El alcalde del condado de Miami-Dade, Carlos Giménez, aplaudió la iniciativa impulsada por estas ciudades del uso obligatorio de las mascarillas, aunque reiteró “la importancia de que se cumpla en todos los lugares del condado”, donde ya se han registrado más de 25.000 casos y casi un millar de muertos. “Nada de esto tiene sentido a menos que los 34 municipios y/o ciudades del condado cumplan con las normas de la nueva normalidad”, dijo el lunes en un comunicado.

Miami-Dade es una de las regiones que más porcentaje de positivos tiene, con un 10,1%, aunque otros condados como el de Glades (centro-oeste) ascienden exponencialmente hasta el 24,7%.

El gobernador argumentó que implementar medidas como la obligatoriedad de la mascarilla “le parece un uso adecuado de los recursos estatales” en algunos lugares, aunque anima a que determinados Gobiernos locales lo apliquen.

“Tenemos un estado muy grande y diverso, y los focos de contagio no son uniformes. Incluso ahora que vemos más casos en Orlando de los que veíamos en marzo, abril y mayo, la demografía es diferente que en lugares como el condado de Miami-Dade”, explicó DeSantis.

¿Reapertura imparable?

La reapertura continúa inexorablemente, aunque algunos establecimientos como bares y restaurantes, se están viendo obligados a cerrar en los últimos días al no cumplir las normas de seguridad, y detectarse varios casos entre la gente que visitó el local.

Este lunes 22 de junio las autoridades revocaron la licencia para servir alcohol del bar universitario Knight Pub de Orlando (centro de Florida) en el que al menos 28 personas que estuvieron en el establecimiento dieron positivo a la COVID-19, así como 13 empleados.

Una situación similar se vivió en el sur de Florida, cuando tres restaurantes cerraron después de un fin de semana en el que salieron a la luz imágenes a través de las redes sociales en las que los clientes no respetaban la distancia de seguridad.

El resto de sectores continúa también el proceso de reapertura, aunque hay opiniones encontradas sobre si no se debería dar marcha atrás en algunas industrias como la de los parques temáticos, muchos de los cuales ya han abierto al público.

En la plataforma MoveOn.org se han recogido más de 4.600 firmas en apoyo de una petición a la compañía Walt Disney World para que reconsidere su decisión de abrir los parques de Orlando en julio.

La promotora de la campaña alega que incluso con las restricciones anunciadas la reapertura pone en peligro de contagio a miles de personas, entre visitantes y empleados.

La especialista Felicia Knaul, profesora en el Departamento de Salud Pública en la Facultad de Medicina Miller, de la Universidad de Miami, aseguró a EFE que “debemos actuar ante un aumento preocupante de los casos”.

Sin embargo, Knaul no augura un colapso hospitalario por ahora ya que “en Florida se entró en la fase aguda meses después de otros estados y eso dio tiempo para preparar a los hospitales”, aunque ahora “es el momento de hacer más pruebas y aplicar procesos precisos de seguimiento y rastreo de contactos”.

Actualmente, el porcentaje de camas sin ocupar en las casi 6.000 unidades de cuidados intensivos en Florida para adultos es de 23,49%, una cifra que ha disminuido tres puntos porcentuales con respecto a los datos del 23 de junio (26,96%).

En cuanto a las camas en planta hospitalaria, de las que Florida dispone más de 60.000, están a un 75,16 % de capacidad, de acuerdo con la Agencia de Administración de Salud estatal. Pero las alertas comienzan a saltar en algunos hospitales como el Baptist Health South Florida, situado en el municipio de Homestead y que el martes 23 de junio estaba ya al cien por cien de capacidad.

Según la Universidad Johns Hopkins en todo EE.UU. ya se registran 2,34 millones de contagios y 121.279 muertos, siendo el primer país del mundo con más casos y decesos por coronavirus.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: