La vuelta

Editorial / Venezuela RED Informativa

La verdad es que el señor Maduro NO es el problema en Venezuela. Él solo es la parte más visual de la inmensa cloaca en que se ha convertido la política venezolana actual, de lado y lado de la ecuación nacional.

Creer y salir a “vender” que la solución del país se consigue con la salida de Miraflores de este personaje, es cándido y realmente abominable. De hecho, es una especie de megamamadera de gallo muy propia del encierro enmascarado de las pandillitas que gobiernan y hacen oposición en la Venezuela destruida actual, enquistadas y sin dar la cara en tiempos de peste china.

Una idea “brillante”. Una VUELTA ingeniosa para que los grupos, grupetes y pranes que se reparten al país, continúen haciendo de las suyas con un disfraz de transitoriedad hacia una NADA imposible.

Es más o menos lo mismo que creerse el cuento de muchachito bueno que recién hizo la Primera Comunión del “Gordo” de Lima, que le asegura al Departamento de Estado de EE.UU. casi que pertenece a la comunidad de las carmelitas descalzas.

Es natural. Ante el fracaso de las gestiones para atenuar las sanciones y recuperar la movilidad de los Bonos de Sangre venezolanos por la crápula de la Cuarta, Ramón José, Aveledo y el infatigable Ramos Allup, entre otros pillos de cuello blanco, hay que inventarse una VUELTA que “suene” a un camino de transición sin el señor Maduro en el poder.

Ya se hizo un primer ensayo en esa ruta. En el intento de “golpe” de Leopoldo López y su muñeco de ventrílocuo vimos como la responsabilidad para reconstruir la democracia venezolana de un país sin el señor Maduro recaería sobre los hombros de hombres de la talla de Maikel Moreno y de Padrino López: ¡Simple basura!

La VUELTA es ofrecer al país normalizar lo imnormalizable, con un enroque entre alguno de estos pajarracos para poder echar gasolina. ¡“Eso” NO vale la pena!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: