Llamado de militares venezolanos a sus compatriotas a enfrentar la verdad y cumplir la constitución

G/B (GN) Juan Álvarez Véliz / Venezuela RED Informativa

La Carta Magna en su Preámbulo nos manda a seguir el ejemplo histórico de nuestro Libertador Simón Bolívar, en concordancia con su artículo 1, que declara que Venezuela es libre e independiente y fundamenta su patrimonio moral y sus valores de libertad, justicia y paz internacional en la doctrina de Simón Bolívar.

Esta cita no es letra muerta o inaplicable, por el contrario, es un principio rector que encabeza nuestra Ley Suprema.

Bolívar fue en misión diplomática, en junio de 1810, a Londres por su propia iniciativa y a sus expensas con aprobación de la Junta de Caracas para buscar apoyo a la causa de la independencia de Venezuela, muy a pesar de que no logró tal apoyo político y militar por compromisos del gobierno inglés con el de España en contra de Napoleón Bonaparte para ese momento.

Bolívar, sin embargo, sigue empeñado en tal fin, convencido como era de la necesidad de apoyo militar para triunfar sobre el imperio español que usurpaba el poder y dilapidaba nuestros recursos sin ninguna posibilidad de control o mesura.

El Libertador, el 25 de noviembre de 1818, escribe a su amigo Luis López Méndez a Londres para que busque el apoyo militar que siempre requirieron y ese mismo año se logra recibir a la legión británica con 7000 oficiales y soldados ingleses, escoceses e irlandeses como también otros militares de Polonia, Italia y Francia, aunque antes los EEUU y la actual Colombia habían participado con sus valiosos apoyos a Miranda primero y a Bolívar en la Campaña Admirable después.

Son dignos de recordar tantos héroes extranjeros que ayudaron a alcanzar nuestra independencia hasta con sus vidas, como Girardot, Ricaurte, Ferguson, entre otros tantos.

Si alguien, por razones particulares, pudiera considerar que este hecho histórico no es parte de la doctrina de El Libertador, como manda la Constitución a cumplir, no está en lo correcto.

Ahora bien, en la inimaginable repetición de los errores del pasado, como consecuencia de la falta de solidez institucional y memoria colectiva, la historia pareciera volverse al presente para ofrecernos las mismas lecciones, que demandan las mismas soluciones.

Hoy, nuevamente Venezuela requiere el apoyo militar de las naciones democráticas para evitar el colapso de un país hermano y la grave amenaza a la paz hemisférica por vulnerar la seguridad y defensa.

Todos, venezolanos y extranjeros, debemos concienciar esta realidad y actuar en consecuencia, por cumplimiento constitucional, demanda urgente por la crisis humanitaria, justicia y sentido común antes de que se agrave aún más la situación, como efectivamente sucede cada día, cuando los invasores y usurpadores perfeccionan y aseguran el resultado de sus estrategias sin oposición efectiva de nadie.

También es importante señalar que las operaciones militares en nuestros tiempos, aunque parezca paradójico, están fundamentadas y apoyadas en tecnologías que permiten evitar las pérdidas de vidas sin control, luego son estas acciones indispensables y urgentes para resolver la tragedia nacional que cada día es más regional.

Es justicia y sensatez que aspiramos de la interpretación verás de la realidad sin cortapisas ni manejos politiqueros que hunden en el abismo de la muerte sistemática a una nación entera que hizo antes lo que ahora requiere, ir como extranjeros a otros países a libertarlos.

Dios y Patria ceñidos a nuestra Constitución.

Los militares venezolanos

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: