Lo mismo

Editorial /Venezuela RED Informativa

“Mal paga el diablo a quien bien le sirve”. Así las cosas, a la Embajada de Francia en Caracas el gobierno de su amigo Maduro le corta el gas, el agua y la luz.

A la de España, tan entrañable para su Majestad, hace meses que no le recogen la basura. Un plan de esos Made in Leopoldo de escaparse dentro de un pipote de la Residencia del Embajador, le valió el castigo.

A ratos bolichicos y los hijos de los tetrarcas de la MUD pueden dedicarse a triangular crudo venezolano por comida en México y Canadá, así como intentar comprar algunos repuestos que nunca llegarán, para echar a andar a un país parado.

Igual Juan Guaidó se pronuncia por lo absurdo de la extensión de la cuarentena por la Peste China, en un país que lleva aislado de medio mundo desde hace al menos dos años.

La porquería del siglo XXI trata de reinventarse en cada cadena de los hermanitos Rodríguez, del señor Maduro y del capitán Cabello, mientras la realidad es que el hampa desbordada en forma de colectivos, cada vez controla más y más a toda nuestra sociedad.

Y lo único cierto es que, sin un liderazgo definido y sin un proyecto colectivo de salida, la Resistencia da vueltas y vueltas sobre sí misma.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: