Los trabajadores y la lucha política

César Guillén / Venezuela RED Informativa

Los trabajadores y los diferentes sectores productivos del país jamás han conocido en época alguna la brutal ofensiva adelantada hoy desde el Estado contra el mundo del trabajo, y es que desde los más altos niveles del poder en nombre de la revolución y del Socialismo se descalifican las conquistas laborales y se criminaliza toda actividad productiva privada que genere condiciones de vida decente para la población.

Los dirigentes sindicales son amenazados por la delincuencia sindical organizada y sometidos a los tribunales militares bajo la acusación de ser “traidores a la patria”, calificativo que indica el sesgo ideológico del gobierno. Debemos también desenmascarar a los dirigentes sindicales que traicionaron su deber de defender los derechos de los trabajadores y asumen por el contrario un rol de delatores políticos. Estas violaciones han sido sancionadas por la OIT recientemente.

Para los trabajadores vivir en democracia significa además de elegir los representantes al poder legislativo, el derecho a gozar de un trabajo digno bajo los parámetros de la OIT, con salario suficiente para la canasta básica, el de ejercer plenamente la libertad sindical, las contrataciones colectivas y los acuerdos económicos con el patrono Estado o privado, que le garanticen el futuro de sus hijos.

Esta conducta arbitraria del gobierno que pulveriza el salario, los contratos colectivos y que continúa destruyendo la economía nacional en beneficio de gobiernos extranjeros dejando sin asistencia sanitaria y alimento a millones de niños, los ha deslegitimado en el mundo laboral internacional. El juego perverso con la gasolina, dolarizándola y entregándosela a los privados (Enchufados) demuestra claramente su incompetencia y su cinismo político.

No hay otra vía sino es la de defender el sindicalismo democrático y la empresa privada. Es la oportunidad de fortalecer la COMISIÓN BIPARTITA para apuntalar el Trabajo Digno y cuya efectividad debe encontrar apoyo en la legitimidad de los empresarios y trabajadores que la integren y no en estrategias particulares de organizaciones políticas que puedan desviar el objetivo de tan importante instrumento laboral.

En definitiva, los Trabajadores deben luchar por los puestos de trabajo y por el empleo. (ART.87 Constitución) y por ocupar los espacios en la sociedad que como fuerza social les son propios. No pueden seguir delegándolos en nadie. En las actuales circunstancias la situación va más allá de la de solicitar reivindicaciones salariales, tenemos que intensificar la lucha contra las políticas antidemocráticas del régimen y de las componendas de la MUD, que mantienen cerrada la única solución decente a esta crisis.

Fedepetrol-Carabobo

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: