Mano negra

Editorial / Venezuela RED Informativa

Mientas avanza la campaña electoral en América, también sube la temperatura.

Acabando con una tradición sostenida por 45 presidentes durante todo el tiempo de la Unión, Barack Obama se aplica en manchar la gestión de Donald Trump con todo lo que puede.

Es el caso que allá los expresidentes no hablan mal de sus sucesores. Ni tampoco “reciben un país hipotecado”, ni mucho menos “juran por la moribunda”. O sea, que no se las dan de graciosos.

Demócratas y republicanos han engrandecido y hecho crecer a una gran nación por más de 200 años, sobre aquello de la búsqueda de la felicidad y no sobre revolver el lodo. Allá lo extraordinario lo está protagonizado el señor Obama con sus chismes de palacio, sus enredos y sus fatales 8 años de administración, que puso en retroceso a su país.

El mismo Barack Obama, duro por el micrófono pero blandengue con la NARCOCRACIA venezolana. El gran conciliador y tolerante con los iraníes. El amigo de la familia Castro y de toda la CLEPTOCRACIA cubana. El de la reapertura de la embajada en La Habana, los cruceros y el sueño de la maquila/país que compita, en las mismas condiciones de esclavitud laboral, con la China comunista, a poquísimas millas de distancia de sus costas.

Simple: Joe Biden es la apuesta con los dados cargados que se juega la libertad de Venezuela y del resto del hemisferio occidental atrapado por lo intolerante y lo supremamente ineficiente de esta parte del mundo actual: el socialismo del siglo XXI, la basura que gobierna el Reino de España y otro buen tolete de la Europa golpeada por la Peste China y sus malas políticas públicas puestas al descubierto.

Total, pinta muy “negro” el mes de noviembre para el país de las barras y de las estrellas.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: