Manos

Editorial / Venezuela RED Informativa

Ni la América de Míster Trump ni el resto del planeta termina por arrancar. La peste china está anidada en el desorden colectivo. La ausencia aún de alguna vacuna y esa maña que tenemos los humanos de amuñuñarnos entre nosotros mismos y no usar máscara, empuja las curvas de contagios y “positivos” a nuevos récords en todo el mundo.

A la sombra de la pandemia los responsables del desastre, los chinos, siguen jugando al “yo no fui” y usan a sus fichas del mal para continuar su infección de terror.

Los iraníes se posesionan en Venezuela en un interminable acto de desafío a Norteamérica, mientras Rusia se mira el ombligo y sigue haciendo de las suyas en Siria. A plena vista de los israelitas, que solo esperan los días de antes o de después de las elecciones norteamericanas de noviembre para “pararle el trote” a este grupete de malhechores internacionales que tratan de manejar todo un hemisferio como si se tratara de una mesa de black jack arreglada.

Venezuela está en el fondo de un barril sin fondo. Agitada por elementos que pocos entienden, en donde el narcotráfico mundial y la geopolítica fina de los grandes poderes hace que “esto” cada vez está más fuera de nuestras manos…

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: