Mantenernos luchando

César Guillén / Venezuela RED Informativa

El camino hacia la gloria, es el sendero de la obligación

Los venezolanos seguimos pendientes de los desembarcos, buques y aviones que muy cerca rondan, y de los testaferros detenidos en el exterior. Sin embargo, evadimos el enfrentar nuestra propia realidad que nos desmantela como nación. Somos un pueblo más pasional que racional, esto no es del todo malo en circunstancias normales, pero en las actuales no nos sirven de nada.

Debemos hacer un esfuerzo para salir de la desesperanza y la postración, utilizando la razón y no el impulso ciego de la crisis. En el lejano 1848, los venezolanos se reunían para que “con la fusión de los militares institucionales, los conservadores y liberales decentes, derrotar la tiranía militar de los Monagas y reconstruir la república sobre nuevas bases “(Manuel Felipe Tovar).

El gobierno no se derrumba solo, como aspiran los cómodos de espíritu; recordemos que la derrota nunca es definitiva y que la victoria no tiene sustituto. Es bueno rezar y mantener las cadenas de oraciones, pero como decían los griegos; “los cielos nunca ayudan a los hombres sin voluntad”.

Es necesario no rendirse, todo apunta a un buen desenlace, solo que no  llegará esperándolo por las redes; se deben de crear las condiciones, para que se acelere. No hay que desfallecer, ni distraernos en noticias tendenciosas, y menos aún, tratar de seguir “buscando en el pasado, las soluciones del presente”. Hagamos nosotros, lo que nos corresponde.

Siempre hay tiempo de volver a empezar con entusiasmo y disciplina, sin complejos, ni miedos. Un reto para toda la sociedad de adaptarse a la nueva realidad política. Ya es tiempo de hacerlo. Nuestra generación sigue en deuda con nuestra historia. ¡Movilización y lucha, el tiempo se nos acaba!

FEDEPETROL- CARABOBO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: