Más de 70 mil personas con VIH no cuentan con atención adecuada en Venezuela

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

Sobre el VIH y el Sida en Venezuela solo hay datos parciales y no se sabe con exactitud cuántas personas viven con el virus y cuántas se complicaron. Tampoco se conoce con precisión cuántas han fallecido en 2019. Nada de estas cifras las muestra el régimen de Maduro ¡ni le interesa! mostrar las cifras ¡aterradoras!, que existen también en enfermedades de Vida o Muerte o epidemias como el paludismo ¡que regresaron en socialismo!

La información epidemiológica acerca de esta situación del VIH permanece en la opacidad y solo se compara con las oscuras condiciones en las que sobreviven los diagnosticados, al menos los que aún están en el país, en la nación que desde antes del 2017 atraviesa por una emergencia humanitaria extremadamente compleja.

En la conmemoración de este domingo 1 de diciembre, por el Día Mundial de la Lucha contra el Sida, apenas se conoce que 72.893 personas con el Virus de Inmunodeficiencia Humana han sido atendidas este año en centros de salud del Estado. Pero no hay estadísticas confiables acerca de los fallecidos por el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida.

Las cifras más recientes fueron expuestas en el informe oficial presentado hace un mes por Raúl Leonett, jefe del Programa Nacional de Sida del Ministerio de Salud de Venezuela, durante el acto de apertura de la Misión Técnica Conjunta Organización Panamericana de la Salud y la Oficina de las Naciones Unidas para el Sida (ONUSida).

El documento es un requisito exigido por ONUSida para la evaluación e implementación del programa a través del cual la ONU envía insumos y aprueba recursos, vía cooperación técnica, al Estado. Conocido como Plan Maestro para el fortalecimiento de la respuesta al VIH, tuberculosis y malaria en Venezuela, este se ha convertido en la única forma de abordaje e inversión del gobierno venezolano para atender a los infectados por el virus.

Las cifras más recientes fueron expuestas en el informe oficial presentado hace un mes por Raúl Leonett, jefe del Programa Nacional de Sida del Ministerio de Salud de Venezuela, durante el acto de apertura de la Misión Técnica Conjunta Organización Panamericana de la Salud y la Oficina de las Naciones Unidas para el Sida (ONUSida).

El documento es un requisito exigido por ONUSida para la evaluación e implementación del programa a través del cual la ONU envía insumos y aprueba recursos, vía cooperación técnica, al Estado. Conocido como Plan Maestro para el fortalecimiento de la respuesta al VIH, tuberculosis y malaria en Venezuela, este se ha convertido en la única forma de abordaje e inversión del gobierno venezolano para atender a los infectados por el virus.

Con datos hasta el pasado mes de octubre, al principio del informe se revela que 66.071 personas habían sido diagnosticadas con VIH o se encontraban en la última etapa de la enfermedad, denominada Sida. Sin embargo, en los párrafos siguientes se contradice esta cifra, al agregar que 67.381 personas es el total de diagnosticados.

La imprecisión se repitió al ahondar en la estadística de mayor prevalencia por estado. Los números, que corresponden al acumulado de casos en los últimos doce meses, ubican al Distrito Capital con el mayor número de contagios con 20.834; seguido por Anzoátegui, con 6.697; Táchira, donde hay 5.628; Zulia, con 5.424; y Monagas, con 4.854 portadores del virus.

En ninguno de los apartados se explican los reiterados márgenes de diferencia, ni el grado de avance de la epidemia por grupo de población o ubicación. Tampoco se detalla el ritmo de contagio, por edades o condiciones socioeconómicas

De este total, 1.725 casos nuevos de VIH se registraron en 2019, a diferencia de los 4.012 de 2018. El comparativo representaría una fuerte disminución del contagio, pero no coincide con los datos presentados en 2018. El Pitazo intentó, sin éxito, desde un mes antes de la publicación de este trabajo, contactar vía telefónica, correo electrónico y redes sociales al responsable del Programa Nacional de Sida para conocer cómo se lleva el registro con el que se elabora la estadística oficial.

Respecto a la tasa de mortalidad por causas asociadas al avance del VIH en pacientes seropositivos, el gobierno reportó a la ONU 415 muertes entre enero y octubre pasados. Es decir, cada día de lo que va de 2019 ha muerto al menos una persona por Sida.

Capacidad reducida: Aunque los últimos datos presentados por el Ministerio de Salud no dan cuenta de un panorama certero en cuanto a la propagación, sí ofrece cifras claras acerca del aspecto asistencial. Respecto a la atención y tratamientos para VIH, hasta octubre de 2019, el jefe del Programa Nacional de SIDA del Ministerio de Salud informó que 72.893 personas con VIH fueron atendidas en centros de salud del Estado durante los primeros meses de 2019.

De ese total, 66.071 personas recibieron terapias antirretrovirales, al menos hasta octubre, por lo que 6.822 personas con VIH abandonaron o interrumpieron el tratamiento. Aunque no se especifica si el abandono se debe a cambio de residencia o defunción.

En el caso de personal calificado el descenso es mayor. De los 128 médicos especialistas en infectología de VIH que laboraban en el sistema público de salud en 2018, solo están disponibles 56.

La crisis sanitaria ha mellado las esperanzas de más de decenas de miles de venezolanos con VIH. Sin acceso oportuno a tratamientos, debido al suministro irregular en los centros de la red pública, acentuado desde 2018, cuando el ex ministro de Salud, Luis López suspendió por nueve meses la adquisición de antirretrovirales.

Muchos asumen la invisibilidad como parte de una condena, el resto opta por emigrar, en búsqueda de un Estado que les garantice una sobrevida digna de un padecimiento que es cada vez más controlable en el resto del mundo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: