Más vigente que nunca el discurso el 5 de julio de 1996 (Parte II)

El presidente Caldera le envió emisarios a Pablo Medina la noche anterior porque quería leer el contenido; Medina se negó y le envió el siguiente mensaje: “A Usted le corresponde oficialmente asistir, es un abuso de autoridad lo que usted me pide y no lo voy a complacer. El discurso desde el Congreso se hará con su presencia o en su ausencia”.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: