Nada

Editorial / Venezuela RED Informativa

Un individuo que firma un contrato para organizar una incursión armada sobre un país con las características de la Venezuela actual. Que “acuerda” algo más de 200 millones de dólares como pago para llevar a cabo el “trabajito”. Y que se da él solito el go con tan solo haber recibido 50 mil machacantes, o es mentecato o le faltan docenas de páginas a este cuento.

Visto así, que los cuatros o seis espabilaos que manejan las franquicias políticas en el país que todavía algunos llaman “partidos”, pidan la remoción “inmediata” y la renuncia de los involucrados en la invasión del Rey del Pescado Frito, tiene sentido.

Lo mismo debieron haber pedido tras el show de aquel alumbrado que se parrandeo un bojotal de dólares en los prostíbulos de Cúcuta, en febrero del año pasado con la plata del Concierto Sensacional. Y también por todos aquellos otros que día a día se roban a pleno sol los millones de dólares que el Mundo Libre le ha trasferido a muchos de estos farsantes, con la excusa de recuperar la libertad en Venezuela.

Está visto que no es el ciego el culpable de tanta sinvergüenzura. Guaidó es un pobre diablo accionado por Leopoldo López y toda una claque de seres mesiánicos, que se creen y nos tratan de hacer creer que han sido escogidos por la providencia para rehacer el país. Y la verdad bien dicha, es que no han resultado ser otra cosa que más de lo mismo.

Si no radicalizamos los cambios de actores, gentes y personajes que activen lo político, y solo nos quedamos con lo superficial como siempre hemos hecho, la cara oculta de esta otra porquería continuará haciendo lo mejor que sabe hacer por Venezuela: ¡Nada!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: