Ni héroes ni mártires, solo vencedores

César Guillén / Venezuela RED Informativa

La fuerza hizo los primeros esclavos, su cobardía los ha perpetuado

Venezuela espera todavía una solución providencial para ponerle fin a esta tragedia, sigue sin reconocer nuestra peligrosa realidad, esperanzados en que los Marines, la DEA, y el FBI, hagan lo que no hacen los hombres de este país. La verdadera solidaridad consiste en ayudar en el momento más determinante.

Al oponerse al capitalismo sin proponer nada a cambio, la izquierda al estilo del Foro de sao paulo se ve forzada a entregarse a los neo imperialistas del siglo 21, Rusia y China, y más reciente a los desfasados teócratas iraníes y turcos. Sus ingresos provienen del mundo criminal y del nuevo orden.

La clase trabajadora y la sociedad en general, sin un protector político, se convierten en presa de estos radicales. Es difícil de convencer a una sociedad agotada por las traiciones, de que los representantes políticos puedan redimirse y motivar al ciudadano a unas elecciones, bajo los actuales esquemas e instituciones, ilegitimas por demás.
No más prácticas políticas pasadas, el país reclama líderes responsables, pero bajo un esquema de unidad superior y de inclusión, con un único objetivo que es el fin del régimen. En todo caso, un nuevo proceso eleccionario debe ser supervisado directamente por la ONU, y seria para decidir la transición.

La confrontación es inevitable, pues nada causaría más vergüenza de que los venezolanos libres y democráticos, deliberadamente se entreguen sin luchar, dejando todo al despotismo agresor. Reto difícil y que causa temor, pero quiérase o no tendremos que enfrentarlo. Las bombas no discriminan, caen en cualquier casa.

FEDEPETROL CARABOBO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: