Otro año perdido

David Bonyuet / Venezuela RED Informativa

Apenas estamos empezando 2020 y ya se vislumbra como otro año perdido. Después que Guaidó salió a hacer un paseo turístico muy bonito y saludar a muchos líderes mundiales “con una sonrisa”, resulta que no se ha pedido nada contundente al mundo. Infiernozuela sigue siendo un raro fenómeno donde a pesar de la tiranía narco-terrorista, solo se le pide al mundo mucha “presión”. Lamentablemente, el pueblo ya no “aguanta”: la desesperación es grande, la desesperanza aún mayor; nadie ve la luz al final del túnel y solo seguimos pidiendo “melocotón”.

No hay que ser injustos: ahora el chavismo no podrá usar algunos de sus aviones de paseo ni tampoco podrá acumular sus fortunas en algunos sitios, con la excepción de todos los paraísos fiscales, España ni otros países que viven al margen de la ley, o sea, una gran parte del planeta. Cuba sigue recibiendo petróleo gratis y se sigue exportando oro “sangriento”; ¡parece que nada ha cambiado!

Esta búsqueda tan perniciosa de pacifismos inservibles parece que no incomodan al superhéroe de la legalidad, quien con firme voluntad democrática quiere enfrentar a los peores criminales del mundo con acciones que no los afecta en lo más mínimo. Es que ni por error se reunió con el mandatario más poderoso del planeta, lo cual nos obliga a pensar, ¿fue que Trump no quiso reunirse con un inútil?

El Centro de Investigación de Economía y Política (CEPR), en Washington, afirmó sin tapujos lo que todos ya sabemos: la estrategia sigue sin funcionar. Si Guaidó solo quería denunciar lo que todos ya saben, igual podría haber enviado un email con el resumen de las noticias y habría salido muchísimo más barato.

Desde esta columna le pido disculpas al gran estadista y expresidente de Colombia Álvaro Uribe Vélez por las insolentes palabras de Tomás Guanipa; sencillamente el cargo de embajador le queda muy grande a ese pichón de politiquero inservible. Incluso el enano siniestro felicito a Guanipa por dar la cara por la tiranía y es que no se le conoce ninguna acción contundente que permita llamarlo “opositor”.

Si de verdad el grupo legitimo quiere tomar acción por Venezuela, detener la peor crisis humanitaria en Latinoamérica, la mayor migración en la historia y enfrentar al peor narco-terrorismo del mundo entonces debe pedir intervención militar y tomar acciones convincentes y concretas que permitan desmantelar a la banda de criminales. Hasta ahora las denuncias inútiles no hay llevado a ninguna solución.

Mientras el usurpador gordiflón nombra al embajador de Cuba en su falso Consejo de Ministros y los terroristas de Al Qaeda ingresaron a Colombia provenientes de Venezuela, Guaidó no ha reunido ni una sola tropa para derrocar al peor tirano del planeta. Muchos pacifistas aseguran que la petición de “elecciones libres, justas y democráticas” es todo lo que necesitamos, cuando todavía nadie ha dado un ejemplo de algún lugar del mundo, en cualquier momento de la historia en que eso haya funcionado contra los narco-terroristas. Peor aun, ¿cómo pueden haber elecciones “libres”, con tantos presos políticos?, ¿cómo puede haber algo “justo”, en un país hundido en la peor crisis hospitalaria?, ¿cómo puede haber “democracia” cuando las fuerzas militares viven de rodillas ante los caprichos de la tiranía?

No hay que perder las fuerzas, no hay que caer en la depresión: ¡entre todos debemos aumentar la presión por la INTERVENCIÓN! La Sala Constitucional del TSJ Legítimo determinó la procedencia en derecho y necesidad de conformar una Coalición Militar Internacional en Misión de Paz para Venezuela.

Desde todas partes del mundo, los venezolanos debemos insistir en la única ruta contra el narcoterrorismo: ¡Intervención!

@DBonyuet

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: