Perder el tiempo

Editorial / Venezuela RED Informativa

Es imposible tomarse en serio como la máxima noticia de un país que han llevado a la ruina unos pocos, el patatús que le dio a Maikel Moreno cuando fue de visita al cardiólogo.

Ese individuo es un vulgar rufián. Poco importa que se trate del presidente del TSJ chimbo con sede en Caracas, igual es un malandro de Parque Central con un abultado prontuario policial.

Que los “Vamos Bien” lo hayan convertido en parte de su “oferta de salida” para una transición “arreglada” no quiere decir que ese fulano sirva para algo más que para el chantaje, el cobro de peaje y la venta de todo tipo de sentencias al menudeo y en dólares.

La Agenda Nacional tiene que ser otra. Y no debemos permitir que individuos como “ese” ocupen nuestro tiempo y nuestras energías. “Eso” es tanto como el chavismo de los últimos días: ¡Nada!

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: