Reducen toques de queda impuestos en el sur de la Florida tras protestas del fin de semana

Trinidad Martel / Venezuela RED Informativa

El mismo día en que las manifestaciones se redujeron considerablemente de tamaño e intensidad en el sur de la Florida, funcionarios públicos en Miami-Dade y Broward anunciaron que estarían levantando o reduciendo los toques de queda que habían impuesto por miedo a que las reuniones, que han sido en su mayoría pacíficas, terminaran en violencia.

En un comunicado enviado el miércoles por la tarde, con pocas horas de antelación para restaurantes y otros pequeños negocios en el área, el alcalde de Miami-Dade, Carlos Giménez, anunció que estaría atrasando el toque de queda para su condado: En vez de tenerlo de 9 p.m. a 6 a.m., lo impondría desde la medianoche hasta las 6 a.m. Notificó a los restaurantes y otras empresas unas horas antes de que pudieran permanecer abiertos por el resto de la noche. El toque de queda termina cada mañana a las 6.

Si bien el toque de queda ahora solo cubre las horas durante la madrugada, su gran efecto permanece en la costa. Ejerciendo poderes de emergencia vinculados a la crisis del coronavirus, Giménez cerró las playas en marzo. Se suponía que esa orden de cierre de emergencia debía levantarse el 1 de junio, pero Giménez retrasó la reapertura después de imponer el toque de queda el sábado por la noche.

Giménez dijo esta semana que las playas permanecerían cerradas mientras exista el toque de queda. El comunicado de su oficina dijo que las playas permanecerían cerradas este jueves.

Según las reglas de toque de queda de Miami-Dade, los residentes pueden pasear a su perro a menos de 250 pies de su casa, pero no pueden estar en las calles o caminar por las aceras a menos que vayan o salgan de su trabajo en un negocio esencial.

Por su parte, la administradora del Condado Broward, Bertha Henry, confirmó que el condado estaría poniendo fin al toque de queda que había impuesto después que una manifestación en el downtown de Fort Lauderdale se tornó violenta el domingo y las autoridades tuvieron problemas para dispersar a la multitud. Inicialmente se había programado el toque de queda de 9 a.m. a 6 a.m. durante siete días.

El asistente al director de relaciones públicas del Condado Broward, Ric Barrick, advirtió que es posible que el condado lo vuelva a poner en marcha si los funcionarios sienten la necesidad de hacerlo.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: