Regimen “tortura” a familia Acosta Arévalo al realizar entierro controlado del capitán

Por Alfonsina Ríos

El Cuerpo del capitán de corbeta Rafael Acosta Arévalo, asesinado a punta de torturas en manos de sus custodios de la Dirección General de Contrainteligencia  Militar (DGCIM), fue sepultado por el régimen en un “entierro controlado” pese a los reclamos de los familiares, luego de haber permanecido trece días  en la morgue de Bello Monte en Caracas, negando una autopsia con estándares internacionales como lo exige su esposa.

El Tribunal 36° en Funciones de Control del Área Metropolitana de Caracas autorizó este miércoles al Ministerio Público para inhumar el cadáver de  Acosta Arévalo, que se hallaba en el lugar desde el pasado 29 de junio.

El abogado venezolano Alonso Medina Roa, que representa a la familia Acosta Arévalo, dijo a la prensa, que con esa acción el gobierno “Nos está diciendo ‘yo lo maté yo lo entierro’, no hay un argumento de fondo, simplemente es una decisión dictada por un tribunal”

En la autopsia oficial Acosta falleció de “politraumatismo generalizados”, señaló Medina a los periodistas a la salida  de la medicatura forense. 

Desde horas muy tempranas el lugar amaneció acordonada por la Policía Nacional Bolivariana, mientras que los familiares llegaran luego de recibir una llamada, en la cual les informaban retirar el cadáver del capitán de fragata Acosta Arévalo, para realizar el acto de reconocimiento y todas las acciones propias para la entrega del cuerpo.

 Medina Roa expresó que una representante de la Fiscalía les indicó que por decisión del Tribunal 36 de control a cargo de la Juez Norelys León, se acordó  una «inhumación controlada» y sería trasladado al Cementerio del Este, en la Guairita, en la Gran Caracas.

Los familiares expresaron su desacuerdo por la decisión ya que deseaban velar y enterrar el cuerpo de Acosta Arévalo en Maracay, su ciudad natal, trataron de hacer el reclamo, pero fue impedido su acceso a la Fiscalía 34º Nacional, donde solicitarían nuevamente la entrega del cuerpo.

El cadáver de Rafael Ramón Acosta Arévalo, presentaba al menos 38 lesiones a consecuencia de torturas, según acta inicial de investigación penal efectuada por la División de Investigaciones de Homicidios del Cicpc. Acosta fue detenido por la (DGCIM) el 21 de junio por presunta participación junto a otros militares, en un plan de golpe de Estado contra Nicolás Maduro.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: