Relajo

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

Afuera, medio Mundo Libre, anda de chiste con el “asunto” Venezuela. Muy al contrario, Afuera los “chicos malos” se toman muy en serio a la NARCOTIRANIA del siglo XXI, que lleva destrozada a pedazos a todo un país y salpica a medio mundo. Rusia, Cuba, China, Corea de Norte, las porquerías que flotan en el Caribe, Trinidad & Tobago, Nicaragua, México y el resto de los torcidos de la Tierra hacen barra y comparsa al gobierno bolivariano. Les “meten” la mano. Les apoyan en los foros internacionales. Les venden comida y hasta la triangulan el poco petróleo que aún exportamos. ¡Siempre fieles, traidores nunca!

Lo que resulta “curioso” es como casi todo el Mundo Libre, horrorizado desde los micrófonos y las entrevistas de TV con la pesadilla que vive el pueblo venezolano, no abandone sus viejos hábitos y continúen haciendo ciertas “cosas”.

No hay dudas. ¡Los franceses andan de joda!

Mientras el Secretario Pompeo “exhorta” a la Comunidad Europea para que apriete el alicate sobre los NARCOGOBERNANTES venezolanos y a sus asociados disfrazados, la embajada de Francia en Caracas patrocina la puesta en escena de “Les Miserables”, en el Teatro Teresa Carreño. ¡Con ese par de bolas!

Víctor Hugo en musical, con entradas VIP para el Sr. Maduro y su Pandilla. Todo ello para dar a conocer las vicisitudes de la vida de Jean Valjean, tras robarse un pan cuando era joven, desde 30 dólares hasta 70 machacantes por persona…

El gobierno del reino de España atiende y vela por la buena salud del “Pollo” Carvajal, y nada que se lo entrega a la DEA. Al mismo tiempo cuidan celosamente del buen lavado y planchado de los dineros sucios de boliburgueses, militarsotes y allegados del proyecto del comandante eterno.

Sirven de puente y paso libre a una corriente gigante de fondos manchados, que cambia una y muchas veces de manos en la Madre Patria. Aun cuando sus “dueños” estén en la página de los más buscados por la DEA, el FBI y la Secretaría del Tesoro de los Estados Unidos de Norteamérica. Y, para guinda de la torta, tienen a bien enviarnos nuevamente al grandísimo hijo de la gran puta y vividor de oficio, el Sr. José Luis Rodríguez Zapatero, para que le ponga ganas en “arreglar esto”.

Suiza, por su parte, dice que levantará su sagrado secreto bancario para “sintonizarse” con los yanquis. Pero no pasa de los buenos oficios con su poderosa Cruz Roja venezolana, que ha hecho lo que le ha dado la gana con quien sea, con las toneladas de alimentos y medicinas que el mundo de buena fe le regaló al empobrecido pueblo venezolano. ¡Y hasta ahí!

Por el Sur, la cosa es aún más contundente. La OEA en su mayoría le dejó la silla del país a Tarre y a los “Vamos Bien”. Pero no disparan los mecanismos de la Carta Interamericana Democrática, porque “no procede”. Entierran el “asunto” Venezuela a un incierto de muchachos como es la “aplicación” del T.I.A.R., en la zona del archivo muerto de la burocracia de todas las multilaterales. Perú y Ecuador están que se comen a los “venecos”, que venden dulces en las calles de sus ciudades y metrópolis de primer mundo.

Somos un estorbo para sus poderosas economías y un problema para su desarrollo.

Los canadienses, cuando juegan cerrados con sus vecinos del Sur, se ponen democráticos. Más sin embargo para resguardar las enormes inversiones que han desarrollado en el sector turístico cubano meándose por años en el bloqueo norteamericano, hacen cuadro cerrado con noruegos, suecos y barbudos para “construir” una solución electoral y democrática al fastidioso problema en Venezuela.

Total, tenemos un gentío que nos “ayuda” a su manera y a su mejor entender. De esos que no nos vendría nada mal que dejaran de hacerlo. Como dicen los charros en México, “¡así no me ayudes, compadre!”. Que terrible, ¡pero estamos solos!

Como pueblo, como nación y como opción de futuro, solo contamos con Donald J Trump, una Administración Federal Norteamericana atrapada en medio de una campaña electoral y un pueblo yanqui cada vez más y más aislacionista. ¡Eso es lo que hay!

Y una nación abatida por el hambre, la falta de medicinas, los precios imposibles de pagar y un liderazgo que funciona a espaldas del país, que no vale la pena. El anuncio de una huelga general para inicios de este mes, parece ser un excelente entrenamiento para activar a la oxidada Sociedad Civil venezolana. Poco importa si los “Vamos Bien” o los “Nuevos” Opositores que veneran el pacifismo y la solución de nuestras diferencias por las buenas, acompañen o no esta propuesta. ¡Es buena!

Un ensayo general de huelga nacional tiene que empezar a despertar a la leona dormida que es Venezuela. Que es mujer. Que es arrecha y que siempre ha luchado sola con garras y dientes para echar pa’ lante a todos sus hijos.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: