Serie para desmitificar socialismos y neocomunismos: Del fracaso socialista al capitalismo de partido único (I)

César Guillén Citterio / Venezuela RED Informativa

Diálogo entre nosotros, la gente común.

En China, el partido ha provisto fuertes liderazgos personales y sucesivos, que dieron continuidad al proceso de transición y apertura: Deng Ziaoping, desde 1978 a 1989 después Jian Zeming hasta el 2003. La expresión “economía de mercado” es redundante, porque toda economía lo es, las de libre mercado y las de mercado restringido.

La expresión “economía capitalista”, lo es también porque, toda economía funciona con capital, las que practican el capitalismo en provecho de las mayorías, de las oligarquías mercantilistas o de las nomenclaturas socialistas. En este sentido, el de los países comunistas es el capitalismo de estado, porque el capital existe, solo que el estado es su único propietario.

Este capital es controlado por las extensas burocracias dominantes en las oficinas del gobierno y del partido. Sin embargo, en china, Vietnam, y laos, desde los 80, hacen una lenta apertura para desestatizar. Esta es la diferencia con el primitivo y corrupto comunismo latinoamericano.

El dominio del partido comunista en estos países, herederos de un atraso profundo, ofrece una base estable, sin la cual las reformas económicas y la apertura comercial no se habrían concretado.

Todos los líderes chinos hasta ahora han estado muy comprometidos con las reformas y sus lineamientos.

Pero las reformas económicas no se han acompañado de reformas políticas para democratizar el poder. Hay otro gran sacrificado, que han sido los derechos humanos. Tal como se ven hoy en occidente, van contra dos principios claves de la ética confuciana: Trabajo duro y valores familiares.

FEDEPETROL-CARABOBO

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: