Solos no podemos

Mascaritas / Venezuela RED Informativa

A los “Vamos Bien” les tomó “entender” y repetir que SOLOS NO PODEMOS al Mundo Libre, para poder finalmente relanzar su enero de todos los eneros, mucho tiempo. Hace más de dos años este servidor acuñó la frase, como una etiqueta desesperada que permitiese rápidamente leer el contenido del “frasco Venezuela”.

Los beatos y adictos electorales, pegados a la droga de un CNE echado a perder desde el Referéndum del 2004, pusieron el grito en el cielo. Hasta el mismo sargento Falcón consiguió una “brecha de oportunidad” para su empobrecido discurso, produciendo aquello de “este peo es nuestro”.

Agua corrida. Pero solo para aclarar contenido y continente del origen de la versión número 2 de los “Vamos Bien”: el “nuevo” ¡Solos no podemos! Porque, tras tanto tiempo, la frase perdió mucha fuerza y puede ser inclusive usada como una verdadera ratonera.

Tras un año completo dilapidado para el fortalecimiento de la Resistencia nacional, el gobierno bolivariano inclusive ya parece haber superado la naturaleza misma del origen de la presidencia de Juan Guaidó y todo lo que esta “debería” significar: la expresión de respuesta legal y legítima a un mega fraude electoral perpetrado por el Sr. Maduro y sus secuaces, en las “elecciones” presidenciales de mayo del 2018.

Las cuales trampeó. En las cuales inventó una cantidad increíble de “electores y electoras” inexistentes, “muertas y muertos” que “votaron” en remoto a través de un sistema de acumulación de datos de un Registro Nacional Electoral totalmente viciado, para la reelección de un “Señor” que ni siquiera es venezolano. El cual “ganó” los comicios ante la expresión atónita de todo un país que nunca vio un centro electoral con más de cuatro gatos a todo lo largo de ese domingo. Aun cuando la Sra. Lucena desde el Set de Prensa esa misma noche, anunció los resultados de una participación popular masiva y de un nuevo triunfo de la democracia participativa, protagónica y bla, bla, bla. ¿Do you remember?

Por eso, el SOLOS NO PODEMOS ahora ya no es suficiente ni bastante. Ya no basta con decirlo y repetirlo. Eso está bien como mantra de autoayuda con alto efecto propagandístico, pero hay que, ahora, pegarle, agregarle, algunas “cosas”.

Porque no tiene ni pies ni cabeza que Guaidó y sus “Vamos Bien”, en atención a los sondeos de opinión que le ponían cada vez en peores condiciones, salga a repetir como lorito el SOLOS NO PODEMOS como un abracadabra, suficiente para que la NARCOTIRANIA se asuste y se dé la vuelta. Porque ya con “eso” no es suficiente.

Muy por el contrario, ahora y solo con el SOLOS NO PODEMOS, se puede y se va a abrir un portal “útil” para los malos que acompañan la construcción de la porquería del siglo XXI.

La Doctrina Operativa de la Diplomacia Cubana es experta y hasta “premiada” en asuntos de negociaciones y resolución de conflictos, por la vía de la mediación y del uso de su entramado relacional mundial. Que va desde Europa, el Vaticano del Sr. Bergoglio, la China de las dos caras y llega hasta el Partido Demócrata Norteamericano del Siglo XXI.

Y este SOLOS NO PODEMOS les abre todo un mundo de posibilidades. Este SOLOS NO PODEMOS pelao y sin acciones de presión y desestabilización nacional desde una Resistencia clara y con objetivos precisos de deshacernos de “estas” plagas, es nada más que una nueva oportunidad para correr aún otro poco la arruga del desastre venezolano.

Los cubanos aprendieron de los Soviéticos. Y muy bien. Con el emplazamiento de los Misiles Rusos en la Cuba de los ‘60s que generó la Crisis de Octubre, hicieron un movimiento impecable de ajedrez de altura. Obligaron a los Estados Unidos de Norteamérica a “cambiar” el desmantelamiento de instalaciones balísticas a medio terminar en Cuba, por el compromiso de por vida de no volver intentar invadir la Isla. Y, de pasapalo, el de “remover” los misiles de medio alcance que la OTAN tenía en Turquía apuntando a la Unión Soviética. ¡Un negocio impecable!

Y, a los asesinos que controlan la Isla, les ha funcionado como lección de vida y como “forma de sustento”. Lo hicieron en la Angola del Movimiento UNITAS, donde golpearon primero a los Yanquis, ingleses y portugueses, antes de pactar una retirada honrosa y muy bien remunerada. Otra vez lo consiguieron en la Nicaragua de los ‘80s.

Donde se cayeron fue en Granada. Ahí el numerito de usar el SOLOS NO PODEMOS se les vino abajo. Las tropas mercenarias de los Castro fueron rápidamente anuladas por los Rangers y por los US Infantes de Marina, pues el Pentágono no quiso esperar a que las bases de submarinos soviéticos que estaban en construcción, llegaran a su fase óptima para el chantaje…

Y la más reciente. El “proceso” de negociación de la paz en Colombia. Que produjo diputados genocidas en el Congreso de Bogotá. Miles de millones de dólares en “reparaciones” para plantaciones de drogas y laboratorios, mudados con antelación a la Venezuela bolivariana. Y hasta un premio Nobel de la Paz para Juan Manuel Santos en Oslo, con todo y Rey de Suecia.

Por eso. Ya no basta. Ya no es suficiente el SOLOS NO PODEMOS. ¡Ahora toca un SOLOS NO PODEMOS y debemos actuar ya! Preferiblemente en compañía de los “buenos”. Pero hay que empezar el “trabajito” primero nosotros. Y no estamos hablando de marchas o preocupaciones de que le toquen un pelo a Guaidó y su Señora cuando entren a Venezuela. ¡Hablamos de armar peo y parejo! Enfrentarlos y ya. Desestabilizar la “normalidad arreglada” dentro del país y ya. Sino, como son “estos” y los “otros”, corremos el riesgo que hasta puteen la frase.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: